Solidaridad

El sábado me compré la última edición de la revista Barcelona y no pude evitar soltar una risita al ver su contratapa, que casualmente se relaciona con el intercambio de opiniones que tuvimos Aura y yo aquí. Como es demasiado grande para escanearla, deberé describírselas. Es un falso anuncio, al estilo de los “llamados a la solidaridad” y firmado por el Ejército Argentino, la Gendarmería, la Policía Federal y la flamante Policía Metropolitana, que dice:

TODOS CON CHILE

Las Fuerzas Armadas y la policía chilena se están quedando sin municiones y pronto ya no tendrán con qué reprimir a la población indigente víctima del terremoto. Es un deber de todos los argentinos armados colaborar con nuestros hermanos de este país estadodesitio-friendly. Se reciben donaciones de municiones, armas de fuego, pistolas Taser, baterías para pistolas Taser, cascos y arsenal militar en general. Porque hoy todos somos carabineros.

Y debajo pasan la dirección de un falso blog (“reprechile.blogspot”) y una igualmente falsa línea telefónica (“0800-REPRECHILE”). Uno podrá estar de acuerdo o no con lo oportuno del chiste, pero hay que admitir que son ingeniosos.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

10 comentarios

  1. Me parece que estas exagerando con eso… a veces, o al menos eso pienso, es que a veces hay que hacer lo que hay que hacer…

    Si el ejercito y la policia no hacen cumplir las leyes ¿quién lo hara?

    Responder
    • Pasa que el Ejército no debería estar para hacer cumplir las leyes, sino para defender a la nación de las agresiones externas. Toda intervención del Ejército en asuntos de seguridad interna debería ser muy limitada e infrecuente.

      Responder
      • De tus palabras deduzco que estás a favor de que las tropas abandonen Haití…

        Responder
        • En el caso de Haití, hay que distinguir entre las tropas que están proporcionando ayuda humanitaria (como los Cascos Blancos, o Azules, no recuerdo bien, de la ONU) y las tropas estadounidenses, que parecen haberse establecido casi como un ejército de ocupación; en cualquier momento Haití va a pasar a ser un Estado libre asociado de EUA, como Puerto Rico…

          Responder
      • estamos en el siglo XXI, ya nadie piensa en guerra convencional… no me vas a decir que una catastrofe no es una de esas situaciones infrecuentes.

        Sin los soldados en las calles te aseguro que los saqueos terminarian de disturvios y violencia innecesaria… somos muy buena gente hasta que llega el hambre y la desesperacion

        Por cierto… feliz cumpleaños

        Responder
        • En una catástrofe las FF.AA. pueden colaborar en tareas sanitarias o en reparto de alimentos o muchas otras funciones urgentes y no represivas. Eso lo acepto. Pero las tareas de seguridad deberían estar, en lo posible, en manos de aquellas fuerzas realmente capacitadas, como la Policía o lo que en nuestro país es la Gendarmería.
          Saludos.

          Responder
  2. [Aurita levanta una ceja, divertida ante la inventiva de sus hermanos argentinos y esboza una sonrisa al percibir la ironía de la imagen, sabiendo que a su país podrán faltarle teléfonos satelitales, pero le sobra armamento y municiones…
    Luego hace un gesto con la mano minimizando el efecto de la imagen, ya que prefiere esta otra. Saqueadores en el suelo… era precisamente lo que queríamos. :P]

    Martincito querido, dentro de ese diario encontrarás más fotografías represivas, más ejemplos de esos “pobres indigentes víctimas del terremoto” que sufren a los pies de los militares. ¡Pobrecitos! No pudieron escapar a tiempo… es que los refrigeradores y las lavadoras pesan mucho… 😉

    PD: ¡¡¡Feliz cumpleaños!!! 😀

    Responder
  3. Cuando se dió la invasión a Panamá, por razones “humanitarias”, las bombas de los norteamericanos explotaban contra las azoteas de los edificios de uno de los barrios más pobres del país. Cuándo los soldados americanos tocaron suelo (fueron lanzados en paracaídas), simplemente revisaron el área para ver si había “vivos”.

    Llegaron a las casas de las personas que tenían que ver con los militares y luego, dichas casas se encontraron cerradas (sin que hubiera violación de cerraduras) con dos ráfagas de ametralladora, una a la altura de las rodillas y una a la altura de la cabeza de una persona de tamaño normal.

    Cerca de mi casa, que es una barriada que está cerca del aeropuerto, donde lo más cerca que hay es un subestación de policía de 3×3 metros con un guardia y un juez ejecutor de turno, se podían escuchar las miles de bombas que lanzaban desde el aire, siendo su objetivo, una base militar o una barriada de igual forma.

    En este barullo, mucha gente salió de sus casas y huyó y muchos de ellos, cayeron abaleados, porque los soldados escuchaban moverse algo y disparaban primero antes de saber que o quien era, supongo que siguiendo la misma estrategia de cúando hay “guerra”.

    Pero resulta, que lo acontecido en mi país, no fue una “guerra”, fue una ocupación/intervención militar llamada “causa justa”.

    Se suponía que venían a buscar al General Noriega y dar el poder a la terna que habían escogido, perdón, a la que estaba en ese momento como “la cruzada civilista, es decir, los candidatos de oposición, los cuales, según declaraciones posteriores, fueron casi que secuestrados para llevarlos a las bases militares y resguardarlos hasta que pasara el “conflicto”.

    Pero, da la casualidad, de que las bases militares casi no fueron dañadas, porque, los soldados eran pocos (y no eran estúpidos) y se entregaron casi sin ofrecer resitencia. Mientras tanto, en las calles, los civiles corrian de un lado a otro, buscando un refugio.

    Efectivamente, se dio el hecho de que empezó la robadera. En mi barriada, los hombres (entre ellos, niños que se creían hombres), custodiaban cada calle y las provisiones que se conseguían, para que las mujeres, las repartieran en bolsas que se entregaban según la cantidad de personas en el hogar. Las provisiones venían de los supermercados, pero no de todos los supermercados, sino de uno en especial, la cadena de SUPER 99, perteneciente al actual presidente de la República, el Sr. Martinelli.

    Donde se dieron los robos de artefactos, fue en la zona comercial de ese entonces, calidonia y hubo robos por todos lados. No había policía ni militares panameños cuidando nada, porque simplemente, la policía era tomada como “militar” y también fue encausada. Pero tampoco había militares norteamericanos, defendiendo a los civiles o a los almacenes. Los mismos empleados de algunos, defendían su empresa y de hecho, el supermercado de Don Juan Ramón Poll, un señor que hizo mucho por este país, nadie lo tocó.

    Probablemente, no, ciertamente, se estarán diciendo que porqué diablos meto en la conversación una intervención militar cuando están hablando del “apoyo” que los militares están prestando a la anarquía provocada por el desastre natural acaecido en ambos países (Haití y Chile). La razón es la siguiente:

    Para mí, los militares norteamericanos, no son una fuerza armada preparada para este tipo de incursiones, aún cuando tengan años y años metidos en confrontamientos bélicos.

    Entiendo el punto en que se necesitan manos para trabajar y que hay que mantener el orden, pero los militares, no son la solución. Traen más problemas que beneficios, provocan más muertes de las vidas que salvan o protegen, en fin, para mí, no deben intervenir, más que para pilotar sus helicópteros y entregar lo que tengan que entregar y san seacabó.

    Actualmente, en mi país, el embajador de Estados Unidos está diciendo que la situación con la guerrilla fronteriza colombiana es extrema y que hay que intervenir…a qué suena eso?

    Es una pena que se use el dolor como estretegia intervencionista. Es triste que los militares se abran paso usando como estandarte una bandera blanca de ayuda, para luego decir, viste, te ayudé, tu no puedes solo, así que me quedo para ayudarte, pero no te voy a pagar por quedarme en tu territorio, sino que, como te estoy haciendo un favor, entonces debo estar excento de impuestos, alquileres y puedo hacer todo lo que yo quiera, cuando quiera, porque, pues este pedacito, ahora es mío…Es una pena, pero lastimosamente, para mi juicio, en el 99.9% de los casos, es así.

    En fin….entré para pasarte este link y que me dieras tu opinión acerca de este artículo que salio en La Crítica Argentina:

    http://nbp1.wordpress.com/2010/03/22/las-malas-ensenanzas-de-voldemort/#more-1617

    Saludos!.

    Responder
  4. Saludos Martin, este es mi primer comentario en este blog 🙂

    Cuidate

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: