Nervios

Estoy francamente nervioso por lo que puede pasar hoy con el dictamen (y, por supuesto, también con lo que puede ocurrir el miércoles que viene en el recinto). No puede ser que dependamos otra vez de un mendocino. Para exorcizarlo un poco, examinaré la peor alternativa: el Senado rechaza el proyecto de matrimonio pleno para parejas del mismo sexo, y los sectores homofóbicos consiguen imponer tanto en la Cámara Alta como en Diputados ese proyecto de apartheid para los gays que es la unión civil. No solo estoy seguro de que la presidenta CFK vetará ese proyecto si por casualidad consigue ser sancionado por ambas Cámaras —las organizaciones LGBT seguramente presionarán en ese sentido al gobierno, pues la unión civil sería, a estar alturas, un estorbo en la lucha por la igualdad de derechos—, sino que la Corte Suprema ha dejado trascender que planea declarar la inconstitucionalidad de los artículos del Código Civil que limitan el matrimonio a las parejas heterosexuales si el Senado llega a rechazar el proyecto.

Como dicen los yanquis: hope for the best, be prepared for the worst.

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: