Alem, la Iglesia y el Estado

Recientemente me uní al grupo de Facebook a favor de que el Estado argentino deje de mantener a la Iglesia. Y hace un tiempito me compré un libro muy interesante del historiador Ezequiel Gallo, llamado Alem: federalismo y radicalismo, en donde se reconstruye la biografia y las ideas políticas del fundador de la UCR. Quiero trascribir un pasaje que creo que es bastante oportuno:

Este cuerpo de ideas [el liberalismo individualista] tuvo también una relación bastante directa con las reflexiones de Alem respecto de la relación entre los poderes públicos y la Iglesia. En este sentido, su posición estaba claramente a favor de la libertad de cultos y en contra de que el Estado subsidie actividades de la Iglesia Católica. Su argumento en este último caso no está desprovisto de cierta ironía:

“El pueblo argentino, se dice, es esencialmente católico. Así será. Y por lo mismo, es una ofensa al catolicismo argentino declarar que, sin la subvención del Estado, quedaría la religión abandonada. Yo no quiero hacerles a mis conciudadanos católicos tal ofensa.”

Anuncios
Deja un comentario

6 comentarios

  1. ¿El Estado Argentino subsidia la Iglesia Católica?

    Wao…jamás lo hubiera pensado, dado que en mi país (los dos), cada iglesia se subvenciona.

    Estoy deaceurdo en que no debería ser. Cada grupo debe aportar para sostenerse y no depender del estado.

    Saludos,

    Responder
  2. Roberto Ron

     /  Viernes, agosto 13, 2010

    Con respecto al tema puden referirse a un Presidente uruguayo que consiguio eso durante su mandato. Fue Don Jose Batlle y Ordoñez del Partido Colorado uruguayo que realizo esa patriada de no mantener mas a los curas, era abuelo de Jorge, el que dijo que todos los politicos argentinos son unos ladrones y despues pidio disculpas llorando. Se e que los genes se vinieron deteriorando desde aquella epoca.

    Responder
    • Sí, leí un poco sobre cómo el batllismo logró una completa separación entre la Iglesia y el Estado oriental, pero nunca he podido informarme en profundidad sobre el tema. Muy buen aporte.

      Responder
  3. El Estado argentino no subvenciona a la Iglesia católica, aunq eso mismo lo manda la Contitución. Sólo paga los sueldos de los obispos, q son 50 y pico en todo el país. Está bien q lo haga, aunq a mi parecer seía mejor q subvencione los seminarios y estudios teológicos, y algunas obras de necesidad social.

    Además, es urgente q le den jubilación -aunq sea la mínima- y obra social a los sacerdotes de 65 años. Aunq no lo crean, hay muchos q viven sus últimos años desasmparados, después de muchos años de servicios en q no han lucrado. El sacerdote q no tiene a su familia q lo banque, generalmente es pobre y necesitado.

    No hay q hablar x boca de ganzo/a en estas cuestiones.

    Responder
  4. Aclaro q sí existe 1 aporte -algo de U$16.000.000 anuales: una insignificancia- q la Iglesia recibe x una obligación legal q es una reparación histórica x las violentas confiscaciones de Rivadavia.

    Menos cierto todavía es q el Vaticano mantiene a las iglesias locales: al contrario! Es risible la “acusación” de q el Vaticano es rico, y q x ello ejerce 1 gran poder en el mundo. Entérense de q ocurrió una vez la Revolución Francesa -impuesta a base de gullotina limpia- y q lo q viene mandando en el mundo, desde hace mucho tiempo, es el neo-Paganismo y sus Idelogías: el Liberalismo, el Marxismo, el Nazismo, etc.

    No fueron culpa de la Iglesia las grandes calamidades del siglo XX, el más violento y cruel de la Historia: la 2 guerras mundiales y todas las demás, la amenaza nuclear, la droga, el consumismo… Actualmente estamos haciendo bolsa el Planeta: háganse cargo los “librepensadores” -si lo son!!

    Responder
    • Entiendo lo que mencionas, sin embargo, ¿Porqué el estado paga el salario a los obispos, si no son parte de la planilla estatal?. En el mismo sentido, ¿subvencionan también a todos los dirigentes de todas las iglesias?.

      En mi comunidad, el sacerdote que en su momento llegó para empezar la evangelización, era un Español que primero fue profesor de teología en la Usma (Universidad Santa Maria la Antigua). Luego, fue director. Luego pasó a ser Rector. Finalmente, pasó a ser Obispo y ya no estuvo más en la Universidad, porque sus obligaciones en ese cargo, ya no se lo permitieron. No sé bien si constitucionalmente, el recibe un pago del gobierno, pero creo que es la Curia quien le da un salario para sus gastos (comida, etc.).

      El padre actual, no trabaja fuera de la Iglesia. La casa parroquial en la que vive (y han vivido todos los padres que han estado en la comunidad desde hace unos 30 años) fue una donación de la empresa constructora SUCASA, que donó la casa y el terreno donde (nosotros como feligreses) construímos la Iglesia. Los gastos como agua, luz, teléfono, comida, etc. a diferencia de los del Padre Pablo (que se pagaba sus cosas con su salario) son subvencionados por la Curia (le pagan salario mínimo). Esto se completa con las demás actividades que se hacen en la Iglesia para ayudar a la comunidad (se saca un poquito de las colectas dominicales (que a veces son muy poquitas en relación a lo que dan otras iglesias), lo que sale de los “Calendarios” (que es un sobre “mensual” que se entrega a los feligreses que lo soliciten para donar mensualmente algo a la Iglesia que es un promedio de $5 dólares mensuales…y muchas veces no se hace en todos los meses), las “donaciones” que se dan por los “sacramentos” y la Campaña Arquideocesana (una lata que se pasa una vez al año a nivel nacional).

      Con estas cosas se pagan también el agua, la luz y las cosas para el mantenimiento de la Iglesia, además, de que a través del ahorro, se han ido haciendo mejoras (más salones, se pinta, etc.). La limpieza de la Iglesia corre por cuenta de las “comunidades” (grupos de 10 personas aprox. que se encargan de evangelizar por sectores a la comunidad y se encargan con horarios de algunas cosas en la Iglesia, como la limpieza, venta de comidas en las ferias…etc.).

      No es mucho lo que se recoge, porque los católicos no tocamos mucho el bolsillo (desafortunadamente), pero es parte del voto de pobreza que hacen los involucrados y parte del espíritu de servicios que mueve a los laicos.

      En cuanto a las jubilaciones, cada orden asume a sus viejitos en las casas de retiro que tienen para eso, las cuales se manejan con lo que se va separando para eso de lo antes mencionado (no sé que otras actividades hacen en otras congregaciones, pero casi siempre es parecido en todos lados), lo que les da la Curia, las donaciones y el apoyo de los familiares que pueden hacerlo.

      Si el sacerdote no pertenece a ninguna congregación, entonces es la Curia la que los asume (un asilo para sacerdotes). Además de que obviamente, los que tienen familia, a veces se los llevan a casa.

      Por lo anterior, estoy de acuerdo en que el estado invierta en “escuelas” (seminarios), o en asilos que acojan a los sacerdotes que no tengan quien los reciba, al igual que hay un montón de viejitos que no lo tienen, pero, ¿porqué pagar salarios?. Lo de la obligación legal…pues ya sería otra cosa…pero creo que cada quien, debe apoyar las cosas en las que cree, en todos los sentidos.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: