El Bosque Rojo de Chernobyl

El “Bosque Rojo” es como se conoce a una zona de 1.000 hectáreas que rodea la ciudad de Pripyat, en Ucrania (o lo que queda de ella). Hace 25 años, allí se produjo el accidente de la central Chernobyl, el peor accidente nuclear de la Historia, que dejó miles de muertos, y cuyos sobrevivientes experimentan terribles secuelas hasta el día de hoy.

Una de las consecuencias a largo plazo más curiosas de la tragedia es que el Bosque Rojo —llamado así por el color de los pinos que fueron afectados por la radioactividad del desastre— se convirtió, en los años posteriores, en una de las áreas con mayor biodiversidad de Ucrania. Aparentemente, el hecho de que esa amplia zona quedara completamente deshabitada por los humanos después de la catástrofe de Chernobyl hizo que numerosos animales se trasladaran allí.

No solo las poblaciones preexistentes de animales se multiplicaron, sino que aparecieron allí especímenes de especies que se creían extintas hace siglos en Ucrania, como linces, jabalíes, lobos, osos pardos, bisontes, caballos salvajes mongoles y búhos reales. Se dice que incluso hay aves que construyen sus nidos en el llamado Sarcófago, una estructura de concreto que se construyó alrededor del reactor de Chernobyl para contener la radioactividad. Todo esto llevó al gobierno ucraniano a declarar oficialmente al Bosque Rojo como “refugio para la vida silvestre” en 2007.

Los científicos no dejan de señalar que la radiación todavía presente en el Bosque Rojo —que aún sigue siendo una de las partes del mundo más contaminadas— tiene un efecto perjudicial sobre los animales, sobre todo sobre su esperanza de vida y sobre sus tasas de reproducción, pero que la ausencia de seres humanos parece ser el factor decisivo a la hora de explicar su supervivencia; al no tener que enfrentar al predador más peligroso, sus poblaciones siguen siendo abundantes. Aún así, no parece haber ningún estudio definitivo sobre el tema.

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

6 comentarios

  1. Muy buen post, como siempre!!! Ya lo publiqué en face 🙂

    Responder
  2. Martila

     /  Jueves, abril 28, 2011

    Victor Hugo dijo: “Primero fue necesario civilizar al hombre en su relación con el hombre. Ahora es necesario civilizarlo en su relación con la naturaleza y los animales” Creo que el hombre es el único animal que es capaz de extinguir su propia raza. Esto no es más que otra prueba de que nosotros y sólo nosotros somos los culpables de todo lo que está pasando en el mundo. Los animales tienen una capacidad de adaptación admirable.

    Responder
  3. Julee

     /  Martes, mayo 3, 2011

    Curioso, verdad? Los animales prefieren vivir en una zona de semejante radiación antes que el contacto con la humanidad, somos peores que el uranio, jaja.. que triste

    Responder
  4. Interesante, no sabía sobre este bosque…
    Sigo sin entender cómo es que después de Chernobyl la energía nuclear siga siendo utilizada y considerada como “segura”, pero bueno “el hombre es el único animal que tropieza con la misma piedra”.
    No aprendemos más!

    Responder
  5. ajaaa
    somos peores que la radiación

    Responder
  6. Araceli González

     /  Jueves, agosto 8, 2013

    aracely
    Es increible que los animales se adapten a la radiación y que la prefieran a vivir cerca del hombre. Que pena que los humanos no aprendamos de ellos. Pues nosotros somos los culpables de todo lo que está pasando en nuestro planeta.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: