Como “Gran Hermano”, pero con mutantes y bolas de fuego (crítica de Los Juegos del Hambre)

Suzanne Collins cuenta que la inspiración para la trilogía de novelas de Los Juegos del Hambre le llegó cuando estaba haciendo zapping. En un momento, al cambiar de canal, pasó de ver imágenes de la guerra de Irak a un reality show. Hija de un veterano de la guerra de Vietnam, a Collins se le ocurrió la idea de combinar ambos elementos con el mito griego de Teseo y el Minotauro, y así surgió la historia.

La trilogía está formada por:

  1. Los Juegos del Hambre (2008)
  2. En llamas (2009)
  3. Sinsajo (2010)

Hoy solamente voy a escribir sobre la primera de las novelas, porque es la única que he leído (así que a aquellxs comentaristas que hayan leído toda la trilogía les advierto que tengan cuidado con los spoilers). Los Juegos del Hambre tiene lugar en un futuro post-apocalíptico, en el cual los Estados Unidos han desaparecido. En la región de las Montañas Rocosas ha surgido una nueva nación, Panem, cuyo territorio está dividido en doce Distritos y una capital, Capitolio. Mientras que los habitantes de Capitolio viven en medio de los mayores lujos y disponen de todos los adelantos tecnológicos que uno pueda imaginarse, son los demás Distritos los que se encargan de las actividades productivas (algunos se dedican a la minería, otros a la agricultura y otros a la industria), y sus poblaciones conviven con el hambre y la pobreza. Siglos antes del comienzo de la historia había trece Distritos en Panem; cansados de tanta explotación, los habitantes de los Distritos se sublevaron contra Capitolio, pero terminaron siendo derrotados. El Distrito 13 fue completamente destruido, y los demás Distritos debieron someterse a la autoridad de Capitolio.

Como símbolo de su sumisión, todos los años deben entregar a un chico y una chica de entre 12 y 18 años para participar en “los Juegos del Hambre”, un evento televisivo en el cual los participantes tienen que luchar entre sí hasta la muerte. El vencedor de los Juegos del Hambre es premiado con grandes riquezas, y le corresponde desempeñar el puesto de mentor, preparando año tras año a los chicos de su Distrito —llamados tributos— para que sobrevivan al evento. Los jóvenes enviados a los Juegos del Hambre son elegidos al azar, aunque se permite que se presenten voluntarios para reemplazarlos (siempre y cuando estén comprendidos dentro de la misma franja de edad).

La protagonista del libro es Katniss Everdeen, una adolescente de dieciséis años que vive en el Distrito 12 y, tras la muerte de su padre, mantiene a su madre y su hermana menor Prim cazando en el bosque junto a su amigo Gale. Cuando Prim es designada para participar en los Juegos, Katniss se ofrece voluntaria para ir en su lugar. Otro muchacho del Distrito 12, Peeta Mellark, es elegido tributo. La relación de Katniss con Peeta es muy ambigua, pues en los difíciles tiempos que siguieron al fallecimiento de su padre, el joven le hizo un favor que resultó decisivo y que le permitió recuperarse del golpe y convertirse en el sostén de su hogar. Sin embargo, una vez que estén en los Juegos del Hambre —y siempre y cuando no mueran a manos de alguno de los otros veintidós tributos—, solo uno de los dos podrá sobrevivir…

Los Juegos del Hambre es una novela atrapante. Tiene varios puntos en común con El Fugitivo, de Stephen King, que también es acerca de un reality show futurístico en donde las vidas de los participantes están en juego, y cuyo objetivo es mantener entretenida y sumisa a la población. Pero lo que es interesante acerca de Los Juegos del Hambre es la manera en que son presentados los personajes. Los habitantes de Capitolio, por ejemplo, no son juzgados con extrema dureza. Si bien sus clases dirigentes sí son conscientes de la perversidad de los Juegos, y los utilizan como una herramienta de dominación, los “ciudadanos de a pie” son simplemente egoístas y frívolos, y no ven a los tributos como seres humanos sino como una fuente de entretenimiento; su actitud es muy similar a la del personaje de Numerius, en la serie Spartacus: Blood and sand, que es un chico simpático y bondadoso, pero su afición a las peleas de gladiadores lo ha hecho insensible a la muerte y el sufrimiento de aquellos que no pertenecen a su clase social.

Además, no todos los tributos son víctimas inocentes del Capitolio. En varios Distritos se considera un gran honor participar de los Juegos del Hambre, y es habitual que haya chicos y chicas que se entrenen durante años para luego ofrecerse voluntarios, a los que se considera “profesionales” de los Juegos. Algunos incluso manifiestan cierto sadismo y disfrutan asesinando a los demás tributos. Durante la etapa inicial de los Juegos se forman alianzas entre los tributos para poder sobrevivir, pero eventualmente, al reducirse la cantidad de jugadores, la competición se convierte en un todos contra todos.

Los propios organizadores del evento, llamados Vigilantes, suelen intervenir para forzar enfrentamientos entre los tributos y mantener el ritmo del juego. Y hay que decir que la historia también tiene mucho realismo. Los tributos no solamente tienen que enfrentarse entre sí, sino a los obstáculos naturales del lugar elegido para la competencia. Sufren de deshidratación, desnutrición, infecciones, intoxicaciones, etc.

En conclusión, Los Juegos del Hambre es una novela muy recomendable; hacía mucho que no disfrutaba tanto leyendo un libro de ciencia-ficción. Y espero que su adaptación al cine sea mejor que la de Harry Potter.

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

9 comentarios

  1. Suena interesante! Nunca leí un libro de ciencia ficción, y mucho menos futurista, nunca me llamaron mucho la atención, siempre preferí las películas de este tipo, pero puede que me gusten!
    Son muy largos los libros? (Es que tengo que estudiar y mis tiempos son limitados).
    ¿Son sólo esos tres libros o se van a publicar más?

    Responder
    • No, al menos el primero no es muy largo, el PDF que tengo yo es de 112 páginas nomás. Me lo leí en menos de un día. Y sí, son solo esos tres libros, la saga termina con Sinsajo.

      Responder
  2. Hola Martin!!!
    Sabes que por casualidades de la vida, termine de leer ese libro ayer. Tu critíca me parece muy asertada, ademas esta el hecho que durante toda la obra hay reflexiones sobre la manera de obrar de los personajes y lo que ha hecho que sean como son, como los que no han tenido nunca nada se adpatan a sobrevivir y luchar mejor que otros, o la inteligencia de algunos que saben aguardar el momento correcto. En fin estoy de acuerdo con lo que has dicho espero que la adaptacion no dañe la integridad y originalidad del libro. Nos leemos!

    Responder
  3. Pusiste “así que a aquellxs comentaristas que hayan leído toda la trilogía les advierto que tengan cuidado con los spoilers”,

    ¿no seria mas bien “así que a aquellxs comentaristas que NO hayan leído toda la trilogía les advierto que tengan cuidado con los spoilers)” ?

    Responder
  4. ¿No te molesta si te cuento el final? xD
    Bromas aparte me encantó esta novela y la trilogía en general.
    Pero por razones obvia sólo opinaré de esta novela.
    La trama es interesante. Aunque tiene cosas en común con otras obras como la misma que mencionaste “Running Man” de Stephen King, así como también con “Battle Royal” manga japonés convertido en película hace unos años. Pero lo interesante de la novela es el desarrollo que hace Suzanne Collin de los personajes y de sus relaciones entre ellos. Sobre todo de la relación tan complicada que existe entre Katniss y Peeta
    Pero creo que el mayor mérito viene de las segundas lecturas que puedan hacerse de la obra. La crítica de la violencia como método de entretenimiento (porque si seguimos a este ritmo con los Reality Show, no me extrañaría que en unos pocos años terminemos viendo cosas cada vez más descarnadas en busca de rating) la manipulación de las emociones, la frivolidad de la sociedad de consumo y muchas otras aristas que pueden desprenderse de la novela.
    La novela es sumamente apasionante y adrenalínica. Suzanne Collins sabe narrar muy bien y mantener el suspenso en los momentos adecuados. Aunque creo que el manejar las acciones a través de los ojos de Katniss es un arma de doble filo, porque por un lado nos permite conocer muy bien al personaje principal y mantener el misterio con respecto a otros asuntos. Por otro lado nos priva de una visión más amplia de los acontecimientos y eso en un lugar como la arena sería muy interesante de ver.
    De todos modos es una muy entretenida novela y, tal como tú, espero que la película sea un buen producto y no se enfoquen tanto en el romance que parece un elemento central de la novela, pero en realidad es un detalle más . Ojálá no la conviertan en algo parecido a Crepúsculo.
    En resumen muy buena novela. Muy recomendable para el que no la haya leído.
    Saludos

    Responder
    • Quizá esa limitación que señalas acerca de que solo tenemos el punto de vista de Katniss se corrija un poco en la película. No digo que conviertan a Los Juegos del Hambre en lo que no es, una historia coral, pero al menos podrían mostrarnos un par de hechos que la protagonista deduce correctamente que han ocurrido, aunque no los vea con sus propios ojos (por ejemplo, [ALERTA: SPOILER] la muerte de Comadreja [FIN DEL SPOILER])
      Saludos.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: