El test de Bechdel: qué es y por qué es importante

The+Bechdel+Test-580x346
Conocí el test de Bechdel —que, si no me equivoco, se pronuncia “bec-dal”— en 2010, gracias un post del blog de Helena Dax. En pocas palabras, es un test que permite evaluar la presencia e importancia de los personajes femeninos en las películas (aunque también puede aplicarse a libros, series de TV y otras obras de ficción). Desde entonces, ha ejercido cada vez más influencia en la forma en que analizo las películas. La última película que he visto que aprueba el test, tanto en la “letra” como en el “espíritu”, es Los Juegos del Hambre; y la única que probablemente lo apruebe “con honores” es The Help. Pero, ¿en qué consiste exactamente el test de Bechdel? A continuación, les traduzco un artículo al respecto:

Alison Bechdel no pretendía dar inicio a un fenómeno cultural; y si lo deseaba, tal vez no era éste en particular. Su cómic Dykes To Watch Out For, publicado entre 1983 y 2008, presentaba un elenco mayoritario de lesbianas que dialogaban entre sí sobre… bueno, de lo que sea que las mujeres hablan cuando no están hablando de hombres.

Inspirada por Liz Wallace, y llamada originalmente tan solo “la Regla”, esta tira de 1985 propone un límite estricto a los films que un personaje está dispuesto a ver. Para protestar por la escasez de personajes femeninos fuertes, ella solo está dispuesta a ver una película en la cual:

  1. Haya al menos dos personajes femeninos.
  2. Que hablen entre sí.
  3. Sobre algo que no sea un hombre.

En principio, parece simple. Al fin y al cabo, esto fue escrito en la década de 1980. Seguramente ahora es mucho mejor, ¿no? Sin embargo, lo sorprendente es que, desde que se popularizó, los resultados no han variado a lo largo del tiempo.

Examinemos estas tres reglas nuevamente:

1. Tiene que tener al menos dos mujeres

Es sorprendente cuántas grandes películas fracasan aquí. El Club de la Pelea. De paseo por la muerte. Perros de la calle. Hasta que llegó su hora. La mayoría de las películas de acción. Muchas películas históricas. Casi todos los westerns y películas de gangsters —que a mí me encantan—. Algunas personas también consideran que los personajes femeninos “deben tener nombres”, lo cual es aún más cruel. Incluso cuando uno piensa en películas con un elenco lleno de actores y actrices famosos —JFK, Pulp Fiction, El caballero de la noche, Los Ángeles al desnudo, El Padrino—, ellas consisten en una larga lista de hombres, con apenas unas seis chicas entre ellos.

No hace falta explicar por qué esto es importante. Normalmente en la vida real hay más de dos mujeres en casi todas las situaciones.

2. Que hablen entre sí

Ups, eso elimina a Kick-Ass, Memento, El Padrino, Los sospechosos de siempre. Tus dos personajes femeninos deben ser lo suficiente importantes individualmente como para compartir escenas y diálogos juntas. No pueden existir solamente en relación a tus héroes masculinos.

Deben tener un rol único, que no debe ser tan solo ofrecer apoyo o tener una historia en común con otro personaje más importante.

Natalie, la señora Shelby y la señora Jenkins existen en momentos diferentes. La señora Shelby y la señora Jenkins, llamadas “la mujer de Leonard” y “la mujer de Sammy” respectivamente, existen obviamente para flotar alrededor de la interesante vida de Lenny.

¿Qué hacen las mujeres de la familia Corleone aparte de estar casadas? Connie comienza la película casándose con Carlo; la señora de Vito Corleone es… bueno, la señora Corleone —y una buena cocinera—. La futura señora de Michael Corleone comparte todas sus escenas con él. La señora de Sonny Corleone habla sobre el pene de su marido, y esa es su única escena. Ellas existen en espacios separados, y jamás comparten una escena solas.

Carmela y Kay hablan un poco en El Padrino II, pero no es….

3. Acerca de algo que no sea un hombre

Esta es quizá la faceta más importante de la regla. Lo siento, chicos, pero a veces, solo a veces, las mujeres hablan entre sí sobre otras cosas. Esto incluye escenas en que los personajes femeninos hablan sobre el protagonista masculino de la película, pues solo prueba que es más probable que las actrices hablen sobre el protagonista a que sean las protagonistas, existiendo para ayudar a la trama en vez de dirigirla.

El hecho es, y les recomiendo sentarse pues la noticia puede conmocionarlos, que las mujeres son como cualquier persona normal en este aspecto: hablan sobre un montón de cosas. Política. El clima. Películas. Música. Lo que hicieron ayer. Sus amigas. Sus ambiciones. Se llama “personalidad”, y muchas mujeres la tienen.

Los personajes femeninos bien desarrollados deberían tener algo más de qué hablar aparte de cómo se relacionan con los hombres de sus vidas; también deberían tener más temas de qué hablar acerca de cómo se relacionan con el protagonista. Existir en relación a ellas mismas, a sus ambiciones o ideas personales.

Para prevenir posibles críticas, hay que señalar los siguientes dos puntos:

1. Aprobar o desaprobar el test no implica que la película sea buena o mala

Sin duda debería haber películas protagonizadas solo por hombres, o solo por mujeres, o con elencos equilibrados o desequilibrados, o con personajes con identidades de género inusuales o indefinidas —es decir, que abarquen a toda la humanidad—. Además, como la mayoría de las películas desaprueban el test, la mayoría de las grandes películas lo desaprueban —por ejemplo, mis 10 películas favoritas de todos los tiempos—. Desaprobar el test no significa que una película no pueda ser entretenida o de buena calidad.

Mujeres, la innovadora película de la década de 1930, lo desaprueba espectacularmente. Pero el hecho de que mientras todo el elenco está conformado por mujeres, el tema de todas sus conversaciones sean los hombres es una decisión artística consciente. De manera similar, Perros de la calle no sería una mejor película si hubieran añadido un personaje femenino —el tenso machismo y la dinámica entre los personajes se hubiera arruinado con la incorporación de una “señora Verde”—. Algunas películas están diseñadas para no aprobar el test, y eso no está mal.

No obstante, en un mundo en donde tantas películas olvidan por completo el test de Bechdel, estos films pierden parte de su mérito y su individualidad.

2. Aprobar el test no significa que una película sea feminista o positiva para las mujeres

Los Ángeles de Charlie 2 aprueba el test. Con facilidad. Una gran cantidad de películas pornográficas también. Y El club de la pelea, que desaprueba el test por completo, debería ser de interés para cualquier feminista debido a su exploración y deconstrucción efectiva de la masculinidad contemporánea.

Entonces, ¿de qué sirve el test? Es una herramienta simple para pensar en el sexismo en el cine. Una película que no lo aprueba no es un problema. Cuando todas las películas que uno conoce excepto una o dos lo desaprueban, sugiere que hay un panorama general en el que las mujeres no tienen nada que hacer. O están ausentes, o existen únicamente para dar apoyo a los protagonistas masculinos. Esto implica que están poco desarrolladas: no tienen personalidades, intereses o papeles en la trama más allá de lo que se relaciona con el protagonista masculino. Y de paso, también ilustra la ausencia de mujeres homosexuales en la pantalla: la mayoría de las películas cuya trama se basa en las vidas de lesbianas aprueban inmediata y fácilmente el test, debido a la presencia automática de dos mujeres dispuestas a hablar de su relación. No es científico, pero nos hace pensar un poco.

¿Entendido? ¡Entonces vamos! ¡Nómbrenme algunas películas que aprueban el test! Mmm… bueno, tenemos Criaturas celestiales. El descenso. La Maldición. Sweetie. Y dos de esas tienen lesbianas. Estoy segura de que mi lista mental solía ser más larga, pero es difícil recordarlas a todas de inmediato. ¿Cuántas pueden pensar ustedes? Qué tan difícil te resulte estará directamente relacionado con la clase de películas que miras. Las películas indies lo aprueban más a menudo que las hollywoodenses. Si eres un fan de ciertos directores o ciertos géneros cinematográficos; si habitualmente buscas películas escritas por guionistas mujeres u homosexuales, corres con ventaja. Las películas de terror suelen desempeñarse bastante bien: un montón de damas en peligro, y un montón de conversaciones sobre cómo huir de ese peligro.

Debes admitirlo: el test es real. Pero algunas personas manifiestan reparos hacia la idea de que sería positivo tener más protagonistas femeninas en el cine. Así que a continuación daremos algunas razones por las cuales el test de Bechdel es importante, y sobre qué cosas te puede revelar:

1. Uno nunca lo nota hasta que alguien se lo señala…

…y luego uno no puede dejar de pensar en eso. Es asombroso hasta qué punto la relativa ausencia de mujeres en los films es tan normal que apenas es percibida.

Piensalo desde esta perspectiva: ¿qué tan raro sería un mundo donde el test de Bechdel funcionara a la inversa? La mayoría de las películas tendrían solo un personaje masculino, y si tuviera un diálogo con algún escaso segundo personaje masculino, inevitablemente sería sobre mujeres. Les planteo un desafío: ¿alguna vez han visto una película así? Piénsalo detenidamente, y si se te ocurre alguna, coméntalo. Si puedes nombrar una, ¿qué clase de película es? ¿Busca transmitir algún mensaje, o apelar a determinado grupo de espectadores, o la falta de testosterona es pura casualidad?

2. Produce un mundo de arte deficiente.

Esto no puede ser desestimado como un “planteo feminista”. Si tú solo cuentas historias sobre hombres, estás ignorando el 50% de las ideas, pensamientos y experiencias del mundo. Eso implica un montón de películas que no se realizan.

3. “Las mujeres no son interesantes”

…es una falacia estrecha de miras. Pese a que es verdad que el cine no puede —ni debe— reconstruir al mundo como una utopía de igualdad de oportunidades, muchas historias que desaprueban el test parecen ser producto de la pereza y la ignorancia.

No hay ningún buen motivo por el cual El origen no hubiera podido tener un elenco capaz de aprobar el test de Bechdel, ningún buen motivo por el cual ninguno de sus personajes masculinos no hubieran podido ser femeninos. En lugar de eso, cae en las categorías habituales: tanto Mal y Ariadne existen para orbitar alrededor de Cobb, una de ellas obsesionada con él y la otra teniendo la única función de descubrir sus misterios. No se puede encontrar ninguna explicación lógica: es una película sobre personas que se meten en los cerebros de otras, en donde solo es necesario usar la memoria y en donde los trompos pueden girar perpetuamente. Algo similar ocurre con Matrix, que desaprueba el test porque en su única conversación, Switch y Trinity hablan de Neo. Lo cual está bien, porque él es el protagonista y así es como la historia funciona. Pero no hay ningún motivo por el cual Neo tuviera que ser un hombre. O Morfeo. O cualquier otro personaje (excepto el agente Smith, que está basado en un estereotipo icónico). Además, Matrix es una película donde hay robots gigantes y se esquivan balas. Los hermanos Wachowski podían inventar lo que quisieran, incluyendo más personajes femeninos con cosas para decir.

Si vas a ignorar el test de Bechdel, debes tener una excusa muy buena. Es un hecho que en las líneas de combate, el mundo del crimen y muchos períodos históricos son notablemente carentes de estrógeno, y estaría mal insertarlo artificialmente. Sin embargo, hay historias que uno puede contar. En la II Guerra Mundial, una gran cantidad de agentes encubiertos fueron mujeres porque, al menos al principio, eran menos sospechosas. Hace poco disfruté la muy mal titulada Female Agents —una película sobre una misión de espionaje con un elenco totalmente femenino—, que satisfizo mi antojo de ver un film de acción con mujeres. No porque fuera especialmente buena, sino porque nunca antes había visto una película seria en donde hubiera francotiradoras competentes. Debe haber historias así, aunque casi olvidadas en comparación con las experiencias de guerra de los hombres. Me pregunto, ¿habrá habido mujeres poderosas en el crimen organizado? La ley de probabilidades dice que sí. ¿Y qué hay de las mujeres inusuales que se adelantaron a sus tiempos, las Marie Curie de este mundo?

Puede que eso sea un esfuerzo demasiado grande para la mayoría de los cineastas. Pero seguramente para cualquier película contemporánea ambientada en un contexto que no sea explícitamente limitado a los varones, el test no debería ser difícil de aprobar. Podríamos llamarlo la regla de Ellen Ripley: Ripley es un gran icono cultural no solo por ser la primera heroína de acción, sino por tomar un guión escrito para un hombre y demostrar que no hay una gran diferencia cuando el papel lo interpreta una mujer.

4. “Las mujeres están interesadas en…”

…un montón de cosas diferentes. ¡Sorpresa! Las mujeres aparecen en un montón de lo que podríamos llamar “películas femeninas” o “para chicas”. O sea, películas donde a nadie le disparan. O sea, películas aburridas. Pero no menospreciemos a un género entero.

En Trainspotting, los chicos hablan de James Bond, “Life”, los robos, las drogas, las drogas, más drogas, abandonar las drogas, qué geniales son las drogas, las drogas, el trabajo, la cerveza, el crack y la vitamina C. Es un gran guión. Las chicas —o sea, Gail y Lizzie en una única escena— hablan del novio de Gail.

Esto nos lleva a:

5. Revela mucho sobre la industria cinematográfica

¿Es porque la mayoría de los guionistas, directores y productores son varones, y por lo tanto, más inclinados a escribir desde su perspectiva personal? Aún asumiendo que hayan conseguido crear dos personajes femeninos, ¿quizá su comprensión de los intereses de las mujeres sea limitada? Me inclino a pensar que ese debe ser el caso. Quizá el motivo por el cual las mujeres van al cine poco asiduamente es por la falta de personajes femeninos realistas en las pantallas. ¿Por qué Hollywood renuncia voluntariamente a esa fuente de ingresos?

Una explicación alternativa es que la industria está orientada a un supuesto consumidor promedio: un adolescente (generalmente blanco y heterosexual) cuyos abundantes gastos son cubiertos por sus padres. Es indudable que nuestra cultura apunta a un “hombre común”, una persona “normal”, alguien con quien podamos identificarnos. En nuestra cultura, esa “persona común” es un hombre blanco, heterosexual, atractivo, cómodo con su identidad de género y carente de discapacidades. La mayoría de las personas son así, ¿verdad…? Los personajes importantes con una o más desviaciones de ese modelo de “normalidad” solo aparecen en películas “con conciencia social”, que aspiran al Oscar. Sería interesante usar el modelo de Bechdel para explorar esas desviaciones. No hay demasiados problemas con la raza, pero creo que la mayoría de las películas mainstream que son capaces de tener dos personajes gay o discapacitados están demasiado ocupadas haciendo que ellos hablen entre sí sobre cómo es ser gay o discapacitado como para conversar sobre otras personas más “correctas” y “saludables”.

6. Demuestra la falta de protagonistas femeninos

“Pero no entiendo cuál es el problema”, los escucho decir, “si el personaje principal es un varón, y las mujeres discuten sobre lo que él hace.” “¿Y por qué el personaje principal es masculino?”, replico yo.

Es verdad: muchos de estos films desaprueban el test simplemente porque tienen un protagonista masculino cuyas acciones son discutidas por los personajes secundarios, como se supone que deben hacer los personajes secundarios. El problema es que los protagonistas son tan predominantemente masculinos que eso afecta las estadísticas. La serie Twin Peaks, por ejemplo, giraba en torno a la muerte de Laura Palmer —dado que ella es el personaje central, pese a estar fallecido, es muy difícil hallar algún personaje que no hable de ella en algún momento—. ¿Injusto? Tal vez. Pero como una manera informal de reducir el número de historias con personajes masculinos, funciona.

7. Las películas moldean la cultura

El cine no solo es un producto de una cultura donde las mujeres son accesorios insípidos sin nada que decir o hacer: la reproduce. Yo he aprendido la mayor parte de mi información sobre el mundo ajeno a mi existencia cómoda y de clase media a través del cine. ¿Cómo voy a saber qué tan realistas son Ciudad de Dios o Das Boot? Pero cuando pienso en los chicos de las favelas o en la tripulación de un submarino, esas imágenes vívidas están en mi mente. Mis opiniones sobre la ética de la guerra están moldeadas irreversiblemente por una mezcla única de Los cañones de Navarone y Apocalypse Now, pues no tengo experiencias personales en las que basarme.

El mundo corporativo sabe cómo funciona esto: es muy redituable pagarle a Yo, Robot para insertar anuncios de entrenamiento, o hacer que el reloj y el auto de James Bond sean de una marca específica, o asegurarse que la alfombra roja esté poblada de vestidos que quieren que uno compre. Yo no puedo quejarme: he comprado una réplica del abrigo del Dr. Who, dos bufandas de Dr. Who, y varios otros productos por el estilo.

Incluso cuando la pantalla no nos está vendiendo nada, nosotros consumimos. Las escuchas del FBI han oído a mafiosos de la vida real diciendo que su vida es como Los Sopranos. El código de honor y los títulos de El Padrino fueron inventados por el autor Mario Puzo, pero rápidamente fueron adoptados por los mafiosos, que deseaban parecerse a sus héroes.

Mientras más mujeres bien definidas aparezcan en pantalla, más fácil será para las jóvenes imaginar un futuro como pilotas de avión o científicas, en vez de como madres anónimas. Más difícil será para los empleadores masculinos descartar a empleadas potenciales por ser demasiado femeninas. También significará la muerte para un montón de clisés negativos sobre las mujeres; lo cual no significa que las películas con clisés negativos sobre los hombres no sean igualmente dañinas, pero todos tienen claro que hay muchos otros personajes masculinos hablando de cosas mucho más variadas, en vez de una ausencia tenaz.

El test de Bechdel no es una teoría conspirativa: el sitio web que recopila estadísticas sobre el test con la ayuda de sus usuarios reveló que el 88% de su base de datos formada por 2.540 películas desaprobaba el test de una manera u otra. Seguro que tú todavía estás tratando de pensar en alguna película que desapruebe el test inverso.

No te dirá si una película determinada es mala o buena, pero es un instrumento interesante para examinar alguno de los mensajes que la cultura mayoritaria nos transmite. Pese a la cifra mencionada arriba, no es algo científico o meticuloso, pero es una gran herramienta para cuestionar qué es lo que ves, y por qué lo estás viendo.

Y me gustaría desafiar a aquellos escritores entre ustedes a que piensen en eso, tanto si están trabajando en novelas como en guiones. ¿Tienen dos personajes femeninos bien desarrollados? ¿Son lo bastante importantes para la trama para que necesiten reunirse y hablar? ¿Tienen lo suficiente que decir para no tener que discutir solo sobre los hombres en sus vidas? Introducir una escena determinada en la historia para aprobar es hacer trampas: su contribución debe ser tan real y considerable como la de los hombres en tu historia.

Si no quieres hacer eso, sería interesante que te preguntes por qué no. Si no te sientes cómodo escribiendo voces femeninas, entonces comienza a observar los patrones de conducta y escuchar los diálogos de tus familiares, amigas y desconocidas. Es mucho más fácil meterse en la mente de una mujer que en la de un asesino serial. Y si estás seguro de que es imposible, entonces mejor escribe un guión para una película protagonizada por monjes a bordo de un submarino…

Anuncios
Deja un comentario

9 comentarios

  1. ¡WAO!. Muy cierto, si no lo dicen, ¡ni idea!. XD.

    Hay cosas en las que estoy plenamente de acuerdo, por ejemplo en que “The Help” sea la que apruebe el Test con honores, sin embargo, yo no usaría “Los Juegos del Hambre” como una película que lo apruebe en “letra” y “espíritu”, ya que, si bien es cierto que los personajes femeninos son muy fuertes, bien definidos e importantísimos para la trama, según el Test no cubrirían uno de los puntos: Para mí, el personaje principal de Los Juegos del Hambre es Peeta y todo lo demás, incluida las heroínas (principalmente Katniss), giran en torno a este personaje. Por otro lado, Los Ángeles de Charlie no me parece una película que “apruebe” el Test, por la misma razón que “Los Juegos del Hambre”. Todo gira en torno a Charlie y sino, gira en torno a la “falta de novios”.

    Claro, en estas últimas hay acción y son las chicas las que patean traseros, pero, ¿es realmente ese el “objetivo”?. En cambio, en “Los Vengadores”, si bien es cierto que “La Viuda Negra” y “Pepper Potts” viven hablando de Tony Stark, también es cierto que el contexto indica que su “objetivo” es algo más grande que uno de los filántropos más guapos, sexys y adinerados de las historias de los super héroes (SI, ¡AMO A TONY STARK!): Pepper quiere el bien de la compañía en la que trabajan miles de personas y a la que le ha invertido mucho tiempo de su vida y La Viuda Negra es una agente que hace lo que tenga que hacer para “colocar” en “posición” a las piezas que “salvarán al mundo” y con esto, ambas son las heroínas de sus propios “universos” y del universo de Tony Stark y también de toda Shield.

    Entonces, el hecho de que la parte “pensante” esté en “segundo plano” a simple vista, no significa que su papel sea “secundario”. Yo creo que es “machista” decir esto. Si los chicos “necesitan” reafirmarse haciendo ver que son la “cara” de cualquier operación, bien por ellos. Creo que deberíamos enfocarnos en “quien manda” en “letra” y en espíritu y resaltar esto.

    En Harry Potter, por ejemplo, de no ser porque para mí Severus Snape Prince ES el HÉROE de la Saga, lo sería Hermione Granger. Sin ella, TODOS HUBIERAN ACABADO BAJO TIERRA EN TRES SEGUNDOS.

    Ahora bien, con esto no quiero decir o bien, no busco “restar” importancia al valor y al don de liderazgo de Harry, ni un poco, es sólo para hacer el ejercicio que antes mencioné y mostrar el porqué para mí, plantear que las mujeres no tienen un objetivo definido o un papel en el cine porque no son las protagonistas per se, es “restar” importancia al papel de la mujer en el cine y/o en cualquier situación.

    Así pues, concuerdo en que este Test no puede medir la calidad de determinada película pero efectivamente “es un instrumento interesante para examinar alguno de los mensajes que la cultura mayoritaria nos transmite… acerca de lo que se ve y el por qué se ve” por lo que podría ser usado también para señalar los puntos en los que la mujer sobresale en vez de los puntos en los que no lo hace “aparentemente”.

    Así y todo, creo que este TEST será el encabezado para mis impresiones acerca de una película que creo que pasaría el TEST según el razonamiento de la autora del post: LOS MISERABLES, que dicho sea de paso, ES LLLLLLLLLAAAAAAAA PPPPPPPPEEEEELLLLLLIIIIIIICCCCCCCAAAAAA. ¡Qué cosa más hermosa!. ¡Qué conmovedora!.

    También se me ocurre que podríamos analizar GoT desde este punto de vista, porque si hay papeles esteriotipados en una serie, es en GoT, donde se considera “fuerte”, “decidida” y/o “líder” a una chica (Ahsa/Dany) por ser “descarada” o “ruda” y una “tonta”, “superficial” o “cobarde” a otra (Sansa) por tener “valores” y “comportarse como una dama”. ¡Ser una dama no es un pecado!. Pero hacerte ver como una bitch para “ser aceptada en un mundo de hombres”… a mi si me suena que lo sea… 😀

    Gracias por la recomendación del Test. ¡Será interesante ver las películas ahora desde este nuevo punto de vista!.

    P.s. Gracias por la traducción. ¡Eres un sol!.

    Responder
    • Martín

       /  Martes, marzo 12, 2013

      Considero que LJDH aprueba el test de Bechdel porque vemos a Katniss hablando con su madre y su hermana de qué es lo que deben hacer para sobrevivir si ella muere en los Juegos (mencionando, de paso, sus posibilidades de ganar) y también con Rue acerca de cómo es la vida en su distrito y otras cosas. En esas conversaciones aparecen mencionados al pasar algunos varones -por ejemplo, Gale en la charla de Katniss y su familia-, pero no son el centro de la conversación, y supongo que por eso la película aprueba las 3 condiciones del test.
      Los Ángeles de Charlie probablemente apruebe el test “en la letra” pero no “en el espíritu”, pues seguramente vemos en algún momento u otro a dos de las protagonistas hablando sobre la tercera, pero son conversaciones banales.
      Y GoT también lo aprueba (sobre todo los libros, la serie quizá un poco menos). Vemos a Arya y Sansa hablar sobre Cersei y Myrcella, a Cersei y Sansa hablar sobre la menstruación, la maternidad, el amor y sobre la mejor manera de conservar la lealtad de los súbditos, a Cat y Brienne hablando sobre Arya y Sansa, a Cersei y Taena hablando sobre los planes de Margaery una y otra vez… Definitivamente no es como El Juego de Ender, en donde solo hay dos personajes femeninos importantes (Valentine, la hermana de Ender, y Petra, la única recluta mujer de la Escuela de Combate) y nunca se encuentran cara a cara.
      Saludos

      Responder
  2. Ok, creo que no había entendido bien entonces. Importa el “qué” pero no tanto el “cuánto” para aprobar el test, es decir, sólo tiene que haber un “buen” diálogo, o por lo menos “sustancial” entre las partes femeninas. ¿Es así?.

    ¿”Los Miserables” si aprueba el diálogo tan sólo por la escena de la fábrica?.

    Responder
    • Martín

       /  Jueves, marzo 14, 2013

      Lo que importa es el contenido de la conversación (o sea, que no sea sobre hombres), pero no tanto si esa conversación es sobre un tema importante. Si pones a dos chicas hablando de maquillaje durante 3 o 4 minutos, sin mencionar a ninguno de los personajes masculinos, tu película “técnicamente” aprueba el test.
      Recuerdo haber leído que The Walking Dead aprobó el test en uno de los primeros episodios de la primera temporada, cuando las mujeres del grupo de Rick se pusieron a lavar la ropa junto a un lago y hablaron por un ratito de… consoladores 😀
      Aún no vi Los Miserables, así que no podría decirte si esa escena hace que la película apruebe el test o no (y tengo planes de ir a verla este fin de semana, así que por favor no me la spoilees! 😀 )
      Saludos!

      PD: En realidad, ahora que lo pienso, una conversación entre dos mujeres sobre maquillaje podría ser importante si lo usaran para cubrir magulladuras en el rostro de una de ellas o para disimular su identidad durante una misión secreta.

      Responder
  3. ¡Hay mi Dios!. ¡Menos mal que no puse más nada de la película :D!. ¡Espero que te encante!. Luego te pasas por el post que hice para que me comentes que tal. 😀

    En cuanto al test, me parece que le voy perdiendo cariño porque me da la impresión de que solo se busca la presencia y no la esencia. En este sentido, todas las películas porno de lesbianas aprueban el test, aun cuando el encuentro sexual sea para “divertir” a un hombre que las esté mirando (me refiero a dentro de la escena, no al “publico”) y eso no me parece gratificante desde el punto de vista de lo que pienso debería ser parte de la “lucha” para “incluir” a la mujer en todos los ámbitos sociales, culturales y de entretenimiento. 😦

    De hecho prefiero que ninguna apruebe el Test pero que sigamos teniendo personajes como Hermione Granger 😀

    Responder
    • Martín

       /  Viernes, marzo 15, 2013

      El test de Bechdel no es un indicador 100% preciso. Puede haber películas que no aprueben el test y que tengan personajes femeninos muy bien definidos y con un rol importante; incluso puede haber películas donde la protagonista sea una mujer, pero no aprueben el test (por ejemplo, Zero Dark Thirty). También puede haber películas que no aprueben el test intencionalmente: que tengan personajes femeninos escasos y/o desdibujados porque deciden representar algún ámbito en donde la presencia femenina es escasa (por ejemplo, Red Social, en donde solo la novia y la abogada de Zuckerberg desempeñan un papel relevante, pero eso se debe a que se representa fielmente el mundo de los programadores de redes sociales, donde parece haber muy pocas mujeres).
      Sin embargo, sería interesante preguntarnos por qué, por ejemplo, Tony Stark no hubiera podido ser una mujer. Su personalidad sería muy diferente, claro, pero, ¿es tan inverosímil que una mujer pueda ser heredera de una comporación multimillonaria y una científica brillante, capaz de fabricarse una armadura en una cueva, con chatarra?

      Responder
  4. pato_l

     /  Lunes, abril 1, 2013

    Habia visto esta entrada, y la dejé para leerla despues y me olvidé. Es muy interesante el test. La primera peli que me vino a la mente fue Juno, ( canadiense, aunque algunos actores son estadounidenses) sobre una chica adolescente que queda embarazada y decide darlo en adopcion. Hay varios personajes femeninos; Juno, su amiga, la esposa de su papá. la que va a adoptar al bebé, la ecografista. y no hablan de hombres.
    Seguro que me voy a acordar de otras, dame tiempo, aunque sé que no es facil.

    Responder
  5. Creo que Sucker Punch aprueba el inverso, los unicos dialogos que recuerdo entre hombres (muy cortos por cierto) siempre tienen relacion con alguna de las chicas

    Responder
  1. ¿Cómo les va a las Películas de Harry Potter en el Famoso Test de Bechdel? | Blog Hogwarts | Harry Potter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: