Crítica del episodio 3×13 de The Walking Dead

GobernadorTraducción de la crítica de “Arrow on the Doorpost” (“Flecha en la puerta”), el 13° episodio de la 3ª temporada de The Walking Dead, por Alan Sepinwall.

[ADVERTENCIA: SPOILERS A CONTINUACIÓN]

A menudo hay un debate respecto de las series de TV sobre qué es lo más importante: el viaje o el destino final. The Shield (donde Glen Mazzara solía trabajar) era un programa con un trayecto memorable, pero lo que al final lo elevó fue cómo terminó la historia. Lost (serie de la cual Mazzara habla a menudo y con admiración) era un programa cuyo final hizo enojar a muchos, pero en el que otros podían consolarse recordando cuánto se divirtieron en el camino.

En The Walking Dead, en cambio, lo extraño es que me interesan cada vez más los desvíos que cualquier otra cosa.

El episodio de la semana pasada, “Despejado”, me pareció tal vez el mejor episodio desde el piloto. Fue una hora que tuvo muy poco que ver con el resto de la trama de la 3ª temporada —la serie hubiera podido utilizar cualquier excusa en cualquier momento para que Rick volviera a su pueblo natal y se reencontrara con Morgan—, pero las historias de los personajes y la constante sensación de terror agazapado me atrajo mucho más de lo que me ha atraído la inminente guerra entre la prisión y Woodbury.

“Flecha en la puerta” es un episodio que tiene aún más diálogo y meditaciones que “Despejado”, y solo una escena de acción (que fue utilizada principalmente como una excusa para que Daryl y Martínez conversaran; los personajes nunca estuvieron en peligro). Hay tensión a lo largo del episodio —¿podrán Rick y el Gobernador hacer la paz? ¿el Gobernador sacará la pistola que ha pegado a la mesa y le meterá un balazo entre los ojos a Rick? ¿Merle aparecerá armado hasta los dientes y empeorará todo?—, pero todo está organizado como una oportunidad para que nuestro héroe y su principal antagonista pasen tiempo juntos antes de que se retome la violencia.

Y principalmente, hizo que me diera cuenta lo poco que me importa el Gobernador, porque me pasé todo el episodio deseando ver las escenas fuera de la habitación donde parlamentaban. Cuando tuvimos unos minutos con Martínez (un personaje completamente anónimo antes de este episodio) mostrando su humanidad y recordando quién era antes de la plaga (y quejándose por la elección de cigarrillos de Daryl), o con Milton entrevistando a Hershel para su historia de la vida post-apocalíptica, me interesé y entretuve. Incluso disfruté ver cómo Andrea se daba cuenta de que es una apátrida; al igual que con Lori en los episodios previos a su muerte, fue como si el programa estuviera reconociendo que había puesto a un personaje en un camino en el que al final la mayoría de los espectadores habían terminado odiándola.(*)

* Es un truco útil, pero en el largo plazo sería mejor para la creatividad del programa que los personajes fueran apartados de ese camino mucho antes de que deban ser rechazados por sus pares para reflejar los sentimientos de los espectadores.

El Gobernador, en cambio, parece un personaje que el programa aún no sabe cómo manejar, pese a que ya es el décimo episodio de la serie en el que aparece. A veces, él es mostrado como alguien que simplemente está lidiando con el Apocalipsis zombie de una manera diferente de la de Rick —y que, a juzgar por la situación relativamente buena de Woodbury, quizá tenga la idea correcta—. Y a veces él es solamente un villano bidimensional, al que le agregan una capa de locura para asegurarse de que no deseemos verlo a él triunfar en lugar de a Rick. Shane padeció este mismo tipo de caracterización inconsistente: en una semana, debíamos preguntarnos si él tenía la visión correcta de las cosas y Rick estaba demasiado aferrado al pasado, mientras que a la semana siguiente, él era solamente un matón insoportable que buscaba tomar lo que consideraba que le pertenecía. David Morrissey hace lo mejor que puede para integrar estas dos facetas del personaje en un todo coherente, pero no está funcionando.

“Flecha en la puerta” dedica mucho tiempo a tratar de establecer paralelismos entre Rick y el Gobernador —sobre todo en cómo ambos perdieron a sus esposas sin haber tenido la oportunidad de hablar con ellas por última vez—, pero incluso cuando Rick está más loco y es más frío de lo que solía ser, aún no ha llegado al nivel de muchas de las cosas que hemos visto al Gobernador hacer (o, en este episodio, planear). La semana pasada Rick no salvó al hombre de la ruta, pero tampoco lo mató solo para poder quitarle la mochila. Seguramente para el tipo era una distinción menor, pero es importante para aquellos que tenemos un panorama global de la serie.

Y ahora el desenlace de esta temporada depende de Michonne, que ha sido un enigma durante casi toda la serie, aunque ha estado mejor integrada en estas últimas semanas. Es posible que los episodios restantes devuelvan el buen clima de las temporadas pasadas, pero “Flecha en la puerta” y “Despejado” me hicieron imaginar versiones alternativas de esta serie (aunque sean versiones que jamás existirán, pues los ratings de esta versión son enormes), ya fuera una historia centrada en Morgan y simplemente una antología del Apocalipsis zombie ofreciendo diferentes historias ambientadas en el mismo universo; en la que, por ejemplo, alguien como Milton pueda ser el personaje más importante durante una semana, en vez de poner el acento en el enfrentamiento entre Rick y el Gobernador, que se supone que es la parte más interesante de la temporada.

Otras reflexiones:

  • El Apocalipsis zombie no se combina muy bien con escenas prolongadas de sexo, pero tuvimos una entre los reconciliados Glen y Maggie (precedida por una broma bastante oscura acerca de que Glen no quería tener sexo con los walkers mirándolos). Ahora bien, ¿era yo el único que se pasó toda la secuencia esperando que ocurriera algún tipo de ataque (de los walkers o de las fuerzas del Gobernador) mientras nadie vigilaba?
  • No pude ver bien qué tipo de prótesis le pusieron a Hershel para que pudiera caminar y manejar el auto. ¿Alguien tiene idea de dónde la pueden haber sacado?
  • La semana pasada, varios comentaristas dijeron que parecía que Rick y Michonne se terminaron llevando varios bolsos con armas del arsenal de Morgan, y claramente estaban en lo cierto a juzgar por la cantidad de armas que había en la sala común de la prisión.
Anuncios
Deja un comentario

7 comentarios

  1. Como lo prometido es deuda, vi, o intenté ver el capítulo de ayer y me surgieron varias interrogantes que supongo se responden con “tienes que ver el resto”, pero tal vez puedas ayudarme a aclararlas:

    1. ¡Son tan lentos y fáciles de matar!. ¿Cuál es la “amenaza”?. ¿Porqué hay tantas esposas e hijos muertos por los zombies?. ¿Porqué tienen que usar armas de tan grueso calibre si con un simple cuchillo en el ojo puedes “matarlos”?.

    2. Si puedes cortarte una pierna para que no corra la infección, ¿porqué hay tantos zombies o mordidos y amputados como el señor que se cortó la pierna recién lo mordieron para no “infectarse”?.

    3. ¿Todas las esposas e hijos muertos los mataron los zombies o los hombres?.

    Me cayó mal el Gobernador pero el que estaba hablando con él no me generó más simpatía y por lo que leí de este post, es el protagonista.

    La parte en la que hablan el de la ballesta y el del bate de porqué el del bate los odia, me gustó, pero encontré más emoción en el “Sucks” que en la explicación de el del bate.

    Gracias.

    Responder
    • 1. La amenaza de los zombies está en el número más que en la velocidad. Además, el sonido de los disparos atrae a más zombies, por lo que es más seguro utilizar armas silenciosas, como la ballesta, el bate, el cuchillo y otras cosas por el estilo. Las armas de fuego son necesarias para matar a otros humanos.
      2. Porque la amputación tiene que realizarse inmediatamente (Hershel tuvo la suerte de tener amigos cerca que le aplicaron un torniquete y le cortaron la pierna en cuestión de segundos, pero la mayoría no son tan afortunados), y porque además durante varias semanas o quizá meses la gente no sabía exactamente cómo funcionaba la infección, no sabían que se convertirían en zombies si habían sido mordidos.
      3. Casi todos murieron a manos de los zombies, o se convirtieron en zombies y tuvieron que ser asesinados por sus familiares vivos.
      Realmente creo que deberías ver la serie desde el 1° episodio 😀
      Saludos.

      Responder
      • 1. ¿A otros humanos?. :$

        2. ¡Rayos!. ¡Eso si está jodido!. Me recordó a “Soy leyenda”, cuando Will tiene que matar a la perra :$

        ¿Sabes qué día dan los capítulos viejos?.

        Responder
        • Martín

           /  Jueves, marzo 14, 2013

          No sé si los repiten. Creo que la única forma de verlos es ir al sitio web que te recomendé en el post anterior y mirarlos online.

          Responder
  2. Otra cosa. En serio el que escribe estos post tiene don de palabra. Luego de leerlo, siento la emoción que no sentí cuando lo vi ayer. 😀

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: