Crítica del episodio 3×14 de The Walking Dead

laurie-holden-the-walking-dead-prey

Traducción de la crítica de “Prey” (“Presa”), el 14° episodio de la 3ª temporada de The Walking Dead, por Alan Sepinwall.

[ADVERTENCIA: SPOILERS A CONTINUACIÓN]

“Presa”, escrito a cuatro manos por Glen Mazzara y Evan Reilly, parece un episodio cuya intención es hacer que la serie se corrija a sí misma. En lo que se refiere a la trama general de la temporada, Andrea finalmente acepta que el Gobernador es un hombre malo, muy malo, que debe ser detenido a cualquier precio. Pero el episodio también se toma su tiempo y reconoce que es necesario contarnos más sobre la relación de Andrea y Michonne, la historia de Milton con el Gobernador e incluso en qué estaba ocurriendo con el grupo de Tyseese antes de que llegaran a la prisión.

El episodio definitivamente tiene éxito gracias a enfocarse en pocos personajes —el único miembro del grupo de la prisión al que vemos es Rick y por un momento breve— y a tener el ritmo de un thriller (*) que le devuelve algo de la sensación de urgencia de la primera mitad de la temporada. Pero la mayor parte de lo que mencioné arriba parece como si estuvieran cerrando la puerta del granero cuando los zombies ya han escapado (y ni siquiera la han cerrado muy firmemente).

* Mazzara dijo el viernes en Twitter que una escena del guión —que luego me enteré que era la persecución al estilo de gato y ratón en el depósito— fue escrita por Sang Kyu Kim, responsable del memorable episodio de esta temporada “The Killer Within”.

Ya era hora, por ejemplo, que nos mostraran cómo era la vida de Michonne y Andrea cuando estaban en la ruta juntas. El flashback al comienzo del episodio ofreció algunos indicios de su dinámica (cuando bromean acerca de salir a divertirse y tomar vino) y sobre la vida pre-apocalíptica de Michonne (ella conocía a los dos zombies sin brazos que tenía como mascotas, y no le caían nada bien), pero sigo sin entender por completo su vínculo, y el motivo de la tensión entre ellas cuando recién habían llegado a Woodbury. También habría sido bueno tener una idea de su relación con sus mascotas zombies antes de que ella los decapitara a ambos despreocupadamente luego de encontrarse con los hombres del Gobernador.

La revelación de Miltón de que él conocía al Gobernador cuando se llamaba solamente Phillip nos permite saber más de su relación —y hace que el eventual desafío de Milton a su amigo y líder parezca algo mucho más importante—, pero principalmente me hace desear saber más sobre cómo eran sus vidas antes de la epidemia, cómo sobrevivieron en los primeros días, etc. Quizá si el programa tomara prestada la estructura de flashbacks de Lost más a menudo, estos personajes estarían retratados de manera más vívida y serían más fáciles de comprender, pero en lugar de eso, se siente como si tuviéramos que adivinar todo el tiempo lo que están sintiendo.

Y un flashback o más de uno definitivamente hubiera sido más efectivo que el diálogo de exposición que nos dieron sobre las tensiones entre Tyreese y Allen alrededor de la esposa muerta de Allen. Me encanta Chad L. Coleman en su papel, y Tyreese es un ingrediente muy necesario para la serie: alguien atrapado en el medio del conflicto, pero que no tiene lealtades personales hacia ningún bando y solo quiere sobrevivir. (Continuando con las incesantes referencias a Lost que estoy haciendo en estas reseñas, él es como Hurley si Hurley fuera además tan aguerrido como Sayid). Pero escuchar a Allen y a él teniendo una discusión sobre ese asunto viejo realmente no funcionó —incluso pese a que parte de esa discusión tuvo lugar mientras Tyreese amenazaba con lanzar a Allen a un pozo lleno de zombies—.

Y respecto al cambio de lealtades de Andrea, ya hemos hablado sobre el mal camino que el programa hizo que el personaje emprendiera. Aún pese a que tenemos una visión más amplia de la serie que ella, Andrea tuvo muchas evidencias —las peleas de gladiadores con zombies, el que a Daryl y Merle les ordenaran luchar a muerte el uno contra el otro, las heridas de Glen y Maggie, la confirmación de Hershel de lo que el Gobernador le hizo a Maggie— de que se ha juntado con un tipo muy, muy malo. La sala de torturas es evidencia que ella pudo ver con sus propios ojos, y no solamente testimonios de otras personas, pero esas otras personas son gente a la que ella ha conocido y por la que se ha preocupado durante mucho más tiempo del que ella ha vivido en Woodbury.

Y pese a lo dicho arriba, la historia de la persecución de Andrea por el Gobernador funcionó muy bien, especialmente en el momento en que él la atrapó cuando ella estaba a muy pocos pasos de que Rick pudiera verla en la mira de su rifle. La conclusión hubiera sido aún más poderosa si el Gobernador la hubiera matado en ese momento —imaginen a Rick o a Carol caminando por el perímetro de la prisión y descubriendo que uno de los walkers merodeando alrededor de la cerca es Andrea, pero los escritores evidentemente tienen planes para ella en los dos últimos episodios de la temporada. Y al menos ahora hay más descontento en Woodbury, con Tyreese, Sasha y Milton sintiendo diferentes niveles de inquietud respecto a su líder tuerto e intrépido.

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: