Crítica del episodio 6×02 de Mad Men

77186_10152762699445327_177563328_nTraducción de la crítica de Alan Sepinwall de “The Collaborators” (“Los colaboradores”), el segundo episodio de la sexta temporada de Mad Men.

[ADVERTENCIA: SPOILERS A CONTINUACIÓN]

Al principio de “Los colaboradores”, Don le explica a Ken que tendrán que ceder a la exigencia de Raymond de no hacer negocios con la división de ketchup de Heintz, porque si bien es una cuenta mucho más grande que la de alubias, vinagres y salsas, Raymond ayudó a SCDP cuando más lo necesitaban, y “A veces tienes que bailar con el que te trajo al baile”.

Es una lealtad profesional a la que Don se ha atenido a menudo en Mad Men, pero esa clase de lealtad siempre le ha resultado más difícil de sostener en su vida personal. Él no quería serle infiel a Betty; simplemente no podía evitarlo. Él pensó que Megan lo haría lo suficientemente feliz para mantenerse fiel; ahora está teniendo un romance casi literalmente bajo sus narices. Don menciona a los alemanes en Munich como personas a quienes les dieron todo lo que querían para ser felices y aún así insistieron en recibir más, y sabemos que él entiende demasiado bien cómo funciona esa mentalidad.

“Los colaboradores” es una hora llena de infidelidades, tanto literales como metafóricas. Don continúa su relación con Sylvia, y ambos se ven obligados a pasar tiempo con el cónyuge de su amante. Pete (de nuevo, siguiendo los pasos de Don, consciente o inconscientemente) tampoco puede resistir la tentación de acostarse con una vecina, pero todo termina de manera desastrosa cuando Brenda aparece a su puerta con la nariz rota, luego de lo cual Trudy es incapaz de fingir ignorancia. Raymond compara la idea de que Don trabaje con Timmy, el ejecutivo de la división de ketchup, con “ver a ese tipo acostarse con mi novia”. Y Peggy, quien ya abandonó a Don, comienza a “engañarlo” al darle a Ted la posibilidad de conseguir la cuenta de ketchup de Heintz. (El hecho de que Don ya haya decidido que SCDP no intentará obtener esa cuenta es irrelevante; Peggy sabe cómo reaccionará Don si Ted la consigue).

Debido a que tantos de estos “romances” están teniendo lugar cerca de los hogares de sus protagonistas —Don tuvo amantes a quienes su esposa conocía, pero nunca una que viviera en el mismo edificio—, tienen el potencial de ser descubiertos en cualquier momento. Jon Hamm ha tenido un montón de grandes actuaciones silenciosas en esta serie en el pasado, pero la reacción de Don cuando se encuentra inesperadamente a su esposa y su amante teniendo una conversación íntima en su living puede que sea la mejor de ellas. Lo mismo puede decirse de Allison Brie, en la escena en que Trudy regresa luego de dejar a Brenda en el hotel, y su lenguaje corporal nos dice todo lo que necesitamos saber acerca del infierno que Trudy le hará atravesar a Pete a la mañana siguiente.

Pero otras cosas, aparte de estos romances, tienen lugar en “Los colaboradores”. Tenemos otro flashback que nos muestra la relación entre la infancia de Dick Whitman y la prostitución —que nos explica finalmente las referencias que ha hecho (por ejemplo, en su conversación con la madama en “Señal 30”, el episodio 5×04) a haber sido criado en un prostíbulo—, seguido de una escena en que, luego de tener sexo, Don le entrega un fajo de billetes a Sylvia para cubrir sus necesidades de dinero. Pete intenta que Brenda (que había ido en principio para conseguir entradas para Hair) se vaya de su departamento, como si estuviera apurado por completar una transacción. Y, por supuesto, en este episodio volvemos a ver a Herb, el ejecutivo de Jaguar, para desagrado de Joan (*) y Don. En este mundo, demasiadas veces el sexo es transaccional.

(*)  Por un lado, hay solo dos escenas en las primeras tres horas de la temporada para Christina Hendricks (tres si uno cuenta su diálogo con Herb y su visita a la oficina de Don como escenas diferentes). Por el otro, Hendricks definitivamente logró sacarles jugo. Me gusta pensar que, aún si Don no hubiera tenido que ir a reunirse con Herb, habría sabido que tenía que salir de su oficina de inmediato, para dejar que Joan gozara de algo de privacidad luego de ver a esa persona. La 5ª temporada también tuvo pocos episodios dedicados a Joan, pero al final Hendricks tuvo un rol muy importante en la trama; supongo que lo mismo ocurrirá este año.

El sabotaje de Don a la propuesta de Herb en la reunión con los demás ejecutivos de Jaguar —y el hecho de que después le estreche la mano, cuando no había querido hacerlo antes— fue hermoso de presenciar. No compensa el hecho de que Don no pudiera evitar que Joan hiciera lo que hizo un año atrás, pero le da la satisfacción de evitar que ese canalla obtenga más, más y más de él y del resto de la agencia.

El problema es que el propio Don es un pozo sin fondo de deseos insatisfechos, y en un momento eso lo deja exhausto. (Está tan cansado de las mentiras y los engaños que en la escena final del episodio se desploma en el suelo frente a la puerta de su departamento). Cuando Megan le revela la pérdida de su embarazo, él sugiere que no tendría problemas con tener hijos si es lo que ella quiere, pero sabemos que valora cada vez menos su relación con ella. (Si bien parece genuinamente preocupado al conocer la noticia, eso no impide que vuelva a ver a Sylvia esa misma noche).

Cuando Trudy echa a Pete de su casa, lo hace con el entendimiento de que seguirán casados para mantener las apariencias —”Me rehusó a ser un fracaso”, dice ella fríamente—, y que él tendrá que aparecer cuando ella lo llame. Ya no es un matrimonio, sino otro arreglo de negocios. ¿Y acaso es una situación mucho peor, en última instancia, que lo que ocurre en el edificio de Don? Puede que Megan y el doctor Rosen todavía no sepan nada por el momento, pero seguramente se enterarán. ¿Y quién acabará golpeado entonces? ¿Don? ¿Rosen? ¿Megan?

Otras reflexiones:

  • Este fue un episodio más interesante que el debut de Jon Hamm como director, “Hojas de té”, y no solo porque no tuvimos que pasar tanto tiempo viendo los problemas de obesidad de Betty. Hamm dijo con gran sinceridad en una entrevista que tiene muy poco control sobre el producto final de sus episodios, pero este fue muy bueno, y quien quiera que haya sido responsable de la forma en que se filmó la escena de Don y Sylvia cenando juntos (mostrándolos al mismo tiempo teniendo sexo, tal y como Don prometía que harían al final de la cena) hizo un excelente trabajo al idearla y ejecutarla.
  • Ahora vemos que la segunda esposa de Don también tiene una tendencia a despedir a sus mucamas cuando está alterada. Aunque al menos aquí tuvimos algunas pistas la semana pasada que indicaban que Don no estaba satisfecho con su trabajo, mientras que Carla era un ángel para Betty y los niños.
  • Otra manera en que Peggy está copiando a Don: también tiene una secretaria negra, e intenta favorecer su avance de la misma forma en que trató torpemente de hacer lo mismo con Dawn la temporada anterior.
  • Sabíamos que SCDP había tenido que renunciar a Clearasil en “Los rechazados”, el episodio 4×04, y que la agencia de Ted la había obtenido. Ahora vemos que Peggy nuevamente está manejando la cuenta, con la misma eficacia con que lo hacía en sus tiempos en Sterling Cooper.
  • Si bien es principalmente parte de la ambientación, excepto cuando Don y Rosen discuten la guerra, nos muestran el primer hecho importante de 1968, la Ofensiva Tet, con lo cual los eventos de este episodio tienen lugar al final de enero.
  • Otra transacción: Bob Benson se rehúsa a aceptar el dinero de Pete para pagar por el papel higiénico, sin duda porque planea traicionar a Pete más adelante.
  • El episodio termina con la versión de Bing Crosby de “Just a gigolo”, pero si tienes cierta edad, al escuchar la letra inmediatamente recordarás el video de David Lee Roth.
Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: