Análisis del episodio 3×06 de Game of Thrones (para veteranos)

jpegAl comienzo de la 3ª temporada de Game of Thrones, mi intención había sido, además de traducir las críticas de Alan Sepinwall y de escribir mis propias entradas sobre los episodios de la serie, subtitular los videos semanales de Elio García y Linda Antonsson, los administradores de Westeros.org. Lamentablemente, descubrí que el trabajo de incorporar subtítulos a un video en inglés es mucho más difícil que traducir un texto escrito, por más largo que sea; uno no solo tiene que comprender y traducir lo que la persona está diciendo (lo cual, de paso, es muy complicado cuando se trata de Elio, cuya forma de hablar es bastante cerrada, al menos para mi oído), sino además sincronizar cada subtítulo. No es una labor imposible, pero sí es complicada cuando uno tiene una semana para hacerla. Así que a partir de ahora voy a traducir los análisis que Elio y Linda publican en su sitio web, donde dicen más o menos lo mismo que en los videos, pero de forma más pormenorizada. Este artículo, en particular, contiene un SPOILER importante del final de Tormenta de Espadas, así que por eso lo he catalogado como “Para veteranos”. Si el próximo análisis no tiene spoilers, el título dirá “Apto para todo público” 😀

[ADVERTENCIA: SPOILERS A CONTINUACIÓN]

El título de este episodio, “El ascenso”, en realidad se refiere a dos elementos concretos. El primero, y más obvio, es el de los salvajes escalando el Muro. Estas escenas más allá del Muro son las que destacan más fuertemente el talento del director Alik Sakharov, a quien no podríamos alabar más y que contó con la experta ayuda del director de fotografía David Katznelson (un veterano de la 1ª temporada de Downton Abbey, otra serie conocida por su lujosa cinematografía). Las escenas allí ―incluyendo la de Sam junto a Gilly y su hijo junto a la fogata, un momento de dulzura en medio del terrorífico y desolado bosque― a menudo están iluminadas de manera glacial, especialmente durante el día. Eso hace que las cosas allí parezcan de un mundo ajeno al nuestro. La serie enfatiza eso al final, cuando el frío da lugar a la cálida luz diurna de las tierras del sur… aunque aquí, tenemos que señalar un pequeño error en la dirección de Sakharov (el único, pues sobre el resto de su labor no tenemos más que elogios). El momento final, el abrazo romántico y el beso apasionado mientras suena la música y la cámara se aleja pareció fuera de lugar, un clisé hollywoodense que pareció disminuir el impacto de lo que habíamos visto antes. No negamos que técnicamente es muy hermoso, pero hubiéramos preferido un final menos empalagoso. Lamentablemente, en lo que se refiere al guión, los clisés parecieron ser la constante de este episodio.

Una de las mayores diferencias en la caracterización de una relación estuvo en la trama de los salvajes, cuando Ygritte reveló que sabía que Jon Nieve no había renunciado verdaderamente a la Guardia de la Noche. Lo más significativo, sin embargo, es que Ygritte le resta importancia a eso, y opta por plantearle una situación de “nosotros contra ellos”, Jon e Ygritte contra el resto del mundo. Este es un lugar común que empieza a ser demasiado tedioso en la televisión actual, y es extraño ver que lo introducen en una serie que está basada en una historia original que a menudo evita deliberadamente los clisés. ¿Sirve para agregar algo a la historia? Suponemos que hace que los sentimientos en conflicto de Jon sean más obvios, ahora que Ygritte le exige ser leal a ella. Pero no hace que deje de ser un clisé, y es un ejemplo de cómo la serie transforma lo que podría ser un subtexto en narración lisa y llana; la sutileza, a menudo, es una rareza en la serie. Incluso en algunos pequeños detalles, las desviaciones de las novelas parecen servir solo para incluir más clisés; por ejemplo, en la novela, el ascenso por el Muro es aterrador, e Ygritte está llorando cuando llega a la cima, creyendo que el Muro estaba tratando de sacudírsela y lanzarla a la muerte. Ese cambio, y el de su sueño de pararse en la cima (en las novelas, ella odia al Muro por completo), ¿fueron hechos solo para hacer más emocionante el final? ¿O fue porque pensaron que hacerla llorar la volvería menos “dura”? Es difícil saberlo, pero es algo irritante considerando las tendencias de la serie.

El título del episodio, después de todo, termina recibiendo un significado aún más obvio al final, cuando escuchamos a Meñique revelar cómo él prospera en el caos, cómo lo considera una escalera que uno puede trepar. Como lectores veteranos de la saga, es muy extraño ver a este personaje hablar tan abiertamente y sin tapujos sobre sus ambiciones y su filosofía; recordamos discusiones en los foros no mucho después de la publicación de Choque de Reyes donde nuestro argumento de que Meñique fomentaba y alentaba deliberadamente el caos para sacar provecho era algo controvertido en su momento, y que nuestra opinión era que él seguramente estaba detrás de la advertencia de Lysa Arryn a los Stark (lo cual era correcto), que había mentido sobre la propiedad de la daga para mantener las tensiones altas (también correcto) y que el mismo agente que entregó la carta de Lysa estaba detrás del atentado contra la vida de Bran (lo cual era incorrecto). En ningún momento en los libros, hasta ahora, Meñique ha sido tan sincero sobre sus intenciones como lo ha sido en la serie. Por supuesto que la serie se ha alejado mucho de ese Meñique —el propio Martin afirma que el Petyr Baelish de la serie es marcadamente diferente de su propio personaje—, y en teoría eso está bien. Pero la descarada obviedad de todo lo que hace ha comenzado a volverse agotadora; él se está pareciendo cada vez más a un villano caricaturesco o, en el mejor de los casos, a un villano de las películas de James Bond. Los coloquios entre Varys y Meñique eran algo que disfrutábamos en las dos primeras temporadas, pero se están volviendo un recurso tedioso cuando explican todo tan abiertamente, como si los televidentes fueran capaces de perderse de algo si no fueran directamente guiados hacia él. ¿Es un discurso bien escrito? Seguro. Pero hubiera sido un momento mucho más interesante si la serie hubiera sido capaz de oscurecer las profundidades de la duplicidad de Meñique hasta ese momento; sin embargo, parece que ese es un lujo del que las novelas gozan y que, por algún motivo, la serie no.

(De paso, queremos mencionar el destino de Ros, interpretada por Esmé Bianco. Ha sido una figura controvertida para muchos fans, pero nosotros personalmente nunca tuvimos ningún problema con su rol en la historia, como una manera de condensar las numerosas prostitutas de las novelas en un solo personaje. Su ascenso y caída fueron muy apropiados, pues nos muestran cómo ella creyó que había llegado a una posición en la que ya no necesitaba vender su cuerpo… solo para que su cuerpo sea vendido para convertirse en el blanco de las flechas del sádico rey Joffrey. Creemos que había llegado el momento de darle un cierre a la historia de ese personaje, y que esta fue una manera apropiada de hacerlo… pero nos preguntamos si alguna vez harán referencia a ella y a su destino final.)

Este episodio es verdaderamente desparejo, con lo cual es una decepción después de los dos episodios previos. Hay demasiados detalles de la trama que son incongruentes, y algunos pocos que son muy buenos, pero no lo suficiente para compensarlo. Hay muchos momentos de calidad, más allá de la cinematografía. Nuevamente, Jaime y Brienne —y ahora el Roose Bolton de Michael McElhatton, que está comenzando a dejar una impresión cada vez más duradera a medida que le dan más tiempo en pantalla— tienen uno de los mejores momentos, esta vez de comedia visual, cuando un frustrado Jaime es ayudado por una Brienne igual de frustrada cuando “erra en la cena”. Es un buen toque, y la química entre los actores sigue siendo excepcional en el breve momento que tuvieron en el episodio. Aguasdulces finalmente ve aparecer a los elusivos Frey, por otro lado —y, nuevamente, hay que agradecer a los productores por mostrar claramente que uno de los emisarios era Lothar el Cojo—, y la escena se desarrolla bastante bien (y, de paso, está iluminada de manera hermosa). La única nota disonante es que la actitud gangsteril del Pez Negro —no se nos ocurre otra palabra para describirla— se está volviendo demasiado repetitiva… por no mencionar que parecen haber borrado uno de los detalles más interesantes de la historia del personaje [Nota de Martín: su negativa a casarse] sin otro motivo que, tal vez, enfatizar su virilidad. La escena de Theon…

¿Horrible? Sí. ¿Bien actuada? Sí, absolutamente. ¿Necesaria…? Todavía no sabemos. Las novelas nunca necesitaron estos momentos, sino que se enfocaban en partes más significativas de la historia principal. En este episodio, Theon ha ocupado alrededor del 10% del tiempo de pantalla, lo cual es extraordinario. Para muchos, que las escenas estén bien actuadas y bien escritas es suficiente, y no necesitan más justificación que esa. Pero debemos preguntarnos: con un elenco tan talentoso y tanta riqueza de material e historias en las que basarse, ¿no tendría más sentido darle ese 10% de tiempo a algún otro personaje e historia? Quizá los guionistas tienen algún plan maestro, pero por ahora parece como si la justificación fuera tan solo mostrarnos el sufrimiento y la tortura de Theon Greyjoy en toda su fealdad visceral. Se nos está agotando la paciencia con esta trama.

Hablando de tiempo desperdiciado… consideremos a la Hermandad sin Estandartes. El rápido abandono de la causa de la justicia —vender a Gendry a Melisandre, aparentemente solo porque ella les dice que el Señor de la Luz tiene planes para él— que tiene lugar en este episodio es problemático para nosotros, principalmente porque no nos mostraron ningún contrapunto. Ahora solo son fanáticos religiosos en primer lugar, y defensores de los débiles en segundo lugar. Las novelas reflejan claramente el sufrimiento de los plebeyos en el contexto de la guerra, sufrimiento que padecen por culpa de todos los bandos, y muestran cómo responden; se trata de un elemento que es desarrollado con más detalle a medida que avanza la historia, pero en Tormenta de Espadas uno de los aspectos fascinantes es cómo la desaparición de los sistemas que protegen a los débiles lleva a que los “débiles” se protejan a sí mismos. Los plebeyos ayudan a la Hermandad, comparten información con ellos, les proveen alojamiento y protección, y también se defienden a sí mismos (en la novela, el Perro es capturado por los defensores de un pueblo del Tridente llamado Septo de Piedra, y no directamente por la Hermandad). En la serie, sin embargo, no tenemos ninguno de esos momentos, sino que tan solo se los menciona, y es fácil ver cómo esta traición a Gendry creará una impresión mucho más inmediata. Los casi seis minutos de tortura a Theon quizá hubieran podido ser utilizados de manera más provechosa para darle a la Hermandad un contexto, para mostrar lo mucho que sus creencias religiosas pueden estar en conflicto con sus objetivos, o con muchas otras cosas.

¿Y qué decir de Desembarco del Rey? En muchos aspectos, la historia de la adaptación de este temporada es la gran expansión de las tramas de Desembarco del Rey para mantener a todos estos personajes activos, mucho más de lo que lo están en la primera mitad de Tormenta de Espadas. Eso parece adecuado. Pero algunos detalles están volviéndose problemáticos. La reunión de la Reina de las Espinas con Olenna, por ejemplo, cayó en el terreno de las bromas inmaduras cuando la Reina de las Espinas supuso que el homoerotismo juvenil seguramente formó parte de las experiencias de Tywin; esto suena desconcertantemente anacrónico y no es demasiado gracioso (otros sin duda estarán en desacuerdo, pero solo estamos expresando nuestro punto de vista). Además, la amenaza de incorporar a Loras a la Guardia Real parece hacer efecto muy abruptamente con la capitulación de Olenna. Hubiéramos preferido una o dos rondas más de negociación —en la que nos mostraran a Olenna recordando qué sucedió con el último hombre que designó al heredero de un Lord miembro de la Guardia en contra de los deseos del Lord, lo cual hubiera sido una buena referencia histórica y un argumento absolutamente válido frente a las intenciones de Tywin— antes de que lo resolvieran de alguna manera. Pero no, parece que la historia exige que Loras y Cersei estén comprometidos, así que se deja de lado la improbabilidad de que Altojardín ceda ante los Lannister estando en una posición de verdadera superioridad.

Lo más revelador, sin embargo, es la “purificación” de Tyrion Lannister. El Tyrion de la serie de TV es un hombre mucho más agradable que el Tyrion de las novelas, y esto también comienza a ser un poco preocupante. Uno de los motivos por los cuales Tyrion es un personaje tan interesante es que, en verdad, tiene varios defectos; la afirmación de su padre de que Tyrion está lleno de envidia y resentimiento es absolutamente cierto si se la aplica al personaje de la novela… pero se vuelve cada vez más falsa, o si se quiere, menos obvia, en la serie. Tyrion protestó mucho más enérgicamente por su matrimonio con Sansa la semana pasada de lo que lo hizo en la novela, y en este episodio se toma la molestia de informar a Sansa del compromiso. Parece un momento de bondad, en el que comparten una noticia poco feliz para ambos… pero en la novela, debemos decirlo, Tyrion nunca hace tal cosa. Nadie lo hace, de hecho: Sansa ignora lo que va a suceder hasta el día de su propia boda, y ni siquiera Tyrion considera necesario informarle (en parte debido a que su ambición le hace olvidar su ética, y en parte porque está demasiado avergonzado —y es demasiado cobarde— como para no querer confrontar a Sansa con la verdad). Parece un cambio menor, pero es un proceso continuo para convertirlo en… un buen tipo, no hay otra manera de expresarlo. Lo cual lo vuelve un personaje menos complicado, con menos conflictos internos, y por ello menos interesante para nosotros. No podemos culpar a Peter Dinklage —trabaja con lo que los guionistas le dan, aunque quizá prefiera interpretar a un personaje menos ambiguamente “bueno”—, pero uno se pregunta qué tan fascinante podría ser el personaje si fuera tan capaz de entregarse a sus demonios como en los libros.

Y por supuesto, la escena anterior con Cersei continúa purificándola a ella, al darle a Joffrey explícitamente la responsabilidad por el atentado contra la vida de Tyrion (hay que decir que en las novelas nunca se afirma que haya sido Cersei la culpable, pero se lo sugiere). Al igual que cuando hicieron que fuera Joffrey quien tomó la perversa decisión de exterminar a los hijos ilegítimos de su “padre”, esto parece diseñado para hacer a Cersei menos culpable de su propio destino. Quizá al darle el rol de encomendarle a Meñique averiguar el plan de los Tyrell, los guionistas pensaron que habían hecho lo suficiente para mostrar que es una jugadora, y aquí optaron por mostrarla un poco más contenida. Pero una vez más, vemos como los guionistas prefieren resolver los pequeños misterios en lugar de dejar que sigan ahí para intrigar a los televidentes. Nos parece el camino incorrecto a seguir, desde nuestra perspectiva; los misterios constituyen la mitad del atractivo de las novelas.

El próximo episodio, “El oso y la doncella”, nos traerá finalmente el guión de George R.R. Martin, con la dirección de la asombrosa (y recién llegada a Game of Thrones) Michelle McLaren, y definitivamente será uno de los dos episodios restantes que esperamos con más anticipación. Esperamos que sea capaz de reintroducir algo de la sutileza que la serie ha dejado de lado, o al menos darnos más escenas que nos recuerden lo buena que puede ser la serie cuando todo ―la dirección, el guión, las actuaciones— funciona como es debido.

Anuncios
Deja un comentario

2 comentarios

  1. JORGE EDUARDO BERTOIA

     /  Viernes, mayo 17, 2013

    GAME OF THRONES ME ESTA ABURRIENDO. MAS ALLA DE LA BUENA FOTOGRAFIA QUE POSEE LA SERIE, SINCERAMENTE CONSIDERO EL ARGUMENTO BASTANTE FALTO DE LOGICA, Y PASO A DETALLAR MIS PUNTOS :
    1) LOS CAMINANTES BLANCOS APARECEN SOLO UNA VEZ EN 3 TEMPORADAS, Y NO SE ENTIENDE CUAL ES SU FUNCION.
    2) LA TARGARIEN ESTA AVANZANDO DESDE LA 1ra. TEMPORADA HACIA EL TRONO DE HIERRO EN UN AMBIENTE CALIDO QUE CONTRASTA CON LO SOMBRIO DE TODOS LOS OTROS ESCENARIOS. ¿CUANDO CARAJO VA A LLEGAR ?
    3) A GREYJOY LO SECUESTRA NO SE SABE QUIEN NI PARA QUE, LO TORTURA, LE CORTA UN DEDO MEÑIQUE Y DESPUES LE CORTA LA P … ¿ERA NECESARIO? POR DIOS !
    4) Y ESTA ES LA PEOR. AL MATARREYES LO TOMAN PRISIONERO LOS HOMBRES DE UN TAL BOLTON, LO ENCADENAN, LO TRATAN MAL Y LE TERMINAN CORTANDO UNA MANO, PARA DESPUES ¡¡¡ ENVIARSELO A SU PADRE, EL HOMBRE MAS PODEROSO Y RICO !!! Y EL TAL BOLTON LE DICE QUE LE CUENTE AL PADRE QUE EL NO TUVO NADA QUE VER CON LA MUTILACION !!! PERO ¿¿¿QUE CLASE DE ARGUMENTO ES ESE ???
    DEJENSE DE JODER !!!
    NO SE PARA QUE MIERDA HE SEGUIDO ESTA SERIE HASTA AHORA.
    ESPERO CONCORDANCIAS CON MI PUNTO DE VISTA.
    SALUDOS A TODOS LOS QUE HA DECEPCIONADO TAN POBRE ARGUMENTO.
    EDUARDITO.

    Responder
    • Martín

       /  Viernes, mayo 17, 2013

      En realidad, los 4 puntos de los que te quejas son cosas que ya pasaban en los libros en los que la serie está basada. Intentaré responder a tus puntos sin spoilearte:
      1. Los Caminantes Blancos son una amenaza para toda la humanidad, y su origen es un enigma tanto en el libro como en la serie. Eventualmente todos los humanos deberán unirse contra ellos.
      2. Dany ha decidido, antes de conquistar Poniente, terminar con la esclavitud en Essos, lo cual no es algo que pueda resolver en un par de episodios.
      3. La identidad del secuestrador de Theon será revelada al final de la temporada, y se relaciona con el juego de tronos.
      4. Jaime fue mutilado por los hombres de Bolton, pero no por órdenes del propio Bolton. Tywin Lannister es un hombre temido en los Siete Reinos, y pese a que Bolton es un banderizo de Robb, no quiere ganarse las iras de Tywin, de modo que ordena que liberen a Jaime sin que Robb se entere. De no ser por la mutilación, probablemente Bolton hubiera optado por mantener a Jaime prisionero.
      Saludos (y por favor, si escribís otro comentario, que no sea en mayúsculas, porque es como hablar a los gritos).

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: