Crítica del episodio 6×06 de Mad Men

Don6x06Traducción de la crítica de Alan Sepinwall de “Man with a Plan” (“Un hombre con un plan”), el 6° episodio de la 6ª temporada de Mad Men.

[ADVERTENCIA: SPOILERS A CONTINUACIÓN]

“A veces, cuando estás volando, crees que estás derecho, pero en realidad estás dado vuelta” — Ted.

Al final de “Un hombre con un plan”, la madre de Pete lo despierta con la noticia de que “Le dispararon a ese pobre chico Kennedy”. Debido a que ella está atrapada en su demencia senil —y porque la posibilidad de que dos de los hermanos Kennedy fueran asesinados debía parecer ridícula antes de junio de 1968—, Pete supone que su cerebro ha viajado en el tiempo a ese terrible día en Dallas cinco años atrás. Pero la señora Campbell no estaba totalmente equivocada en la escena anterior, cuando confundió a Pete con su padre adúltero, y tiene toda la razón aquí. Dos hermanos Kennedy —uno presidente, el otro candidato— fueron asesinados.

La muerte de Bobby Kennedy se produce en este episodio debido a la manera en que Mad Men usa el calendario (aproximadamente un mes suele separar a un episodio de otro), pero también porque “Un hombre con un plan” es un episodio acerca de la manera en que la historia se repite, una y otra vez, con los detalles ligeramente alterados pero los resultados fundamentalmente los mismos. Una y otra vez, los personajes creen que tienen las cosas bajo control y que su futuro será diferente a su pasado; la mayoría de las veces, están equivocados. Sus ojos les dicen que están volando derechos, cuando en realidad están dados vuelta.

Burt Peterson anuncia a los cuatro vientos sus intenciones de irritar a sus antiguos colegas de Sterling Cooper; en cuestión de minutos, termina despedido nuevamente por Roger Sterling, quien lo hace con aún más placer que la primera vez. Joan nuevamente le muestra a Peggy su nueva oficina, pero aunque Peggy ha crecido mucho profesionalmente desde 1960 —y aunque su relación con Joan es mucho más cálida y sincera que en aquellos tiempos—, se trata de una oficina que a ella no le gusta demasiado (tiene que soportar la estúpida columna que tanto molestaba a Pete), con un jefe que ella preferiría no volver a tener. Don intenta superar a Ted en materia de tolerancia al alcohol para afirmar su supremacía, al igual que hizo con Roger en el episodio 1×07, pero si bien alcanza una victoria temporal, parece inevitablemente pequeño y asustado mientras vuela bajo un clima tormentoso en el avión de Ted (*), y termina admitiendo que Ted debería tomar la iniciativa en la reunión con Mohawk, pues él es el “gran hombre” que los llevó a su destino.

* La línea de Ted acerca de los instrumentos del avión también sirve para recordar la muerte de otro Kennedy; el informe oficial sobre la muerte de JFK hijo sugiere que la desorientación espacial podría haber causado el accidente fatal.

Ante la fusión de las dos agencias (que aún no han decidido su nuevo nombre), y la discordia en el matrimonio de los Rosen —Don escucha a Arnie y Sylvia discutiendo sobre lo que suena como sus viajes a Minnesota (¿buscando nuevo empleo?)—, Don se siente entusiasmado. Pero al final, sus intentos de afirmar su predominio en su vida romántica terminan aún peor que sus esfuerzos en la oficina. Se pasa gran parte del dándole órdenes a Sylvia en su cuarto de hotel —cómo (y cuándo) vestirse, qué tipo de contacto puede tener con el mundo exterior, etc.—, y al principio ella se siente increíblemente episodio excitada por esto, de la misma manera en que Bobbie Barrett disfrutaba cuando él jugaba así con ella. Pero es un costado desagradable de Don Draper —y, como resultado, este fue uno de los episodios (intencionalmente) más incómodos de la serie en mucho tiempo—, y él lleva las cosas demasiado lejos (**), durante demasiado tiempo, hasta que descubre que el poder en la relación estuvo siempre en manos de Sylvia. Cuando ella le dice que su amorío ha terminado, la expresión de pequeño niño perdido en su rostro es muy similar a la que tuvo cuando Peggy —una mujer a la que ama, pero de una manera muy diferente— reaccionó a una larga campaña de abuso emocional anunciando el fin de su relación profesional.

** En una era previa a los smartphones, o incluso a los aparatos de TV en las habitaciones de hotel, tú no puedes quitarle su único libro a tu amante si no le permites salir a comprarse otro. El momento en que Don se llevaba el ejemplar de Sylvia de The Last Picture Show es el momento en que podemos ver que su fantasía sexual es reemplazada por la pregunta “¿Qué tan perturbado está este tipo con el que me he estado acostando?”.

Sylvia deja a Don en el ascensor de su edificio, sin siquiera molestarse en darse vuelta y mirarlo antes de irse, y Don  no tiene otra opción más que regresar con una esposa con la que no se siente conectado. (Cuando Megan intenta proponerle otro viaje a Hawaii, él ni siquiera escucha las palabras que salen de su boca; ella es apenas una figura difusa, silenciosa y distante por la que alguna vez él sintió algo.) Su primer matrimonio terminó días después del asesinato de JFK, y si bien Megan y él continúen simulando que todo marcha bien durante más tiempo que Betty y él, su lenguaje corporal en la escena final —dandose la espalda el uno al otro, mirando en diferentes direcciones y con diferentes estados de ánimo (Megan devastada, Don solamente desorientado)— nos dice todo.

Una y otra vez, las escenas fueron diseñadas para hacer referencia a lo que ocurrió antes, para crear una sensación de repetición en un episodio en donde otro Kennedy muere, hay dos creativas mujeres (aunque una de ellas fue lo suficientemente sabia como para darse cuenta que la llegada de la otra significaba su propia partida), se menciona el hecho de que los hermanos Campbell se casaron con dos mujeres llamadas Trudy y Judy, hay más chistes de Don/Dawn (aunque no de Bert/Burt), se habla de las muchas marcas de margarina, y todo lo demás. La nueva agencia, como quiera que se llame, tiene demasiadas personas cumpliendo los mismos roles. Ni Jim Cutler ni Roger Sterling van a marcharse pronto, pero son muy similares entre sí. Cuando Ted entra en las oficinas de SCDP, es filmado de la cintura hacia abajo, caminando con tanta confianza que es comprensible que lo confundamos brevemente con Don; pronto él está instalado en la vieja oficina de Roger, de tal manera que la de él y la de Don están una frente a la otra. Cuando varios de los socios se reúnen para decidir quién se irá y quién se quedará, los empleados de Cuentas son tan intercambiables que Cutler no necesita mucha persuasión de Joan para permitir que Bob Benson se quede (***) y alguien más sea descartado.

*** No es casualidad que la serie haya puesto a un actor como James Wolk —que no es exactamente Jon Hamm con quince años menos, pero lo suficientemente parecido como para prestarle atención— para este papel, ni que Bob termine en la sala de espera de un hospital teniendo una cálida conversación con Joan, similar a la que ella tuvo con Don en “Un tipo entra en una agencia publicitaria”. El comportamiento ansioso por complacer de Bob evoca el de Don en el flashback de sus primeras reuniones con Roger; ¿eso significa que debemos verlo como el equivalente a Dick Whitman en Cuentas, que está dispuesto a hacer lo que sea para avanzar, y que le hizo este favor a Joan justamente en caso de que necesite el respaldo de un socio algún día? ¿O realmente es el hombre desinteresado que afirma ser? La madre de Joan sugiere lo segundo, pero Ken Cosgrove —uno de los personajes más sensibles y simpáticos de la serie— lo acusa de ser un trepador en el primer episodio. ¿Podría ser ambas cosas? De cualquier manera, la serie tiene grandes planes para Wolk, así como los tenía para Jessica Paré (que también tenía muy pocas escenas al comienzo de su participación en la serie) en la 4ª temporada.

No todos los dobles son exactamente iguales, por supuesto. Han pasado gran parte de la temporada haciendo a Ted Chaough agradable, y continuamos teniendo su perspectiva aquí, ya sea hablando con Peggy o pidiéndole consejos al agonizante Frank Glesason (cuya recomendación a Ted resulta ser la correcta). Cuando el equipo creativo trabaja en la campaña de la margarina Fleischmann, vemos que el enfoque de Ted es muy diferente al de Don, y mucho más colaborativo. (Aunque ni siquiera él puede evitar enfadarse con Ginsberg en un momento) Durante la tormenta de ideas, Peggy explica que la margarina fue inventada para permitir el aprovisionamiento de las tropas de Napoleón III, que necesitaban un sustituto de la manteca que pudiera sobrevivir a los largos viajes del ejército, aún si no tuviera un sabor tan bueno. Si bien Ted admite a Frank Gleason que se siente intimidado por el talento de Don, parece mejor preparado para mantenerse en el negocio en el largo plazo que su autodestructivo nuevo socio. Cuando finalmente eleva el avión por encima de las nubes y hacia los cielos soleados, está lo suficientemente feliz como para ponerse sus gafas de aviador y disfrutar el panorama; Don no está interesado en los cielos despejados y prefiere sumergirse en la novela de Sylvia sobre gente triste y solitaria en un polvoriento pueblito texano.

Pero incluso si la historia se está repitiendo, este presente es diferente. Megan no es Betty, y su matrimonio no es el mismo. Y Don jamás ha trabajado junto a alguien que es, relativamente, su igual, como Ted. Los patrones de conducta son los mismos, pero el contexto los transforma. Dado lo rápidamente que la vida personal de Don entró en crisis luego del primer asesinato de Kennedy, lo que más le conviene es que esa parte de su historia no se repita.

Otras reflexiones:

  • Las luchas por el poder en la oficina, luego de la fusión, se extienden a algo tan diminuto como la exigencia de Pete de tener una silla en la reunión de los socios, seguida por la demostración de poder de Ted al ceder su asiento a su secretaria, probando que está tan seguro de sí mismo que ni siquiera necesita una silla.
  • Si bien Peggy tuvo una interacción con Dawn fuera de cámara, Dawn está significativamente ausente cada vez que Don la busca durante el episodio. ¿Esto solo es para representar que Don está operando en la nueva agencia sin su orientación habitual? ¿O Dawn está escondida temiendo lo mismo que la creativa publicitaria Margie: que cuando la secretaria afroamericana de Peggy llegue, la agencia decidirá que no quiere/necesita a ambas?
  • Adios, pobre Margie. En este episodio finalmente la llaman por su nombre —y, como me señaló por mail un lector, Margie y Peggy son variantes de Margaret— y es despedida al final del mismo. Si yo fuera uno de los creativos que trabajaban para Peggy, estaría preocupado. También lamento que la serie haya tenido en su elenco a Michael Gaston dos veces, y en ambas ocasiones haya decidido deshacerse de su personaje bastante rápido —aún cuando la escena en que Roger despide a Burt otra vez fue una de las más divertidas del episodio.
  • Sé que a Peggy no le gustaría, pero ojalá veamos más a menudo a Ted Chaough borracho.
  • El hermano de Pete, Bud, no sabe que Pete y Trudy están separados, mientras que su madre senil se da cuenta bastante rápido (si bien lo olvida de inmediato, como la mayoría de las cosas) al notar que la cantidad de ropa sucia en el departamento solo puede provenir de alguien que vive permanentemente allí.
  • Otra semana, otro recordatorio de ir a leer Mad Style, el análisis semanal de Tom & Lorenzo de la serie. Si ya los has estado leyendo, sabrás que en esta temporada, los vestidos rojos representan la prostitución, y por lo tanto habrás sonreído y dicho “Ahhh…” cuando Sylvia abrió la caja de Saks.
  • La canción de los créditos fue Reach out in the darkness“, de Friend and Lover; fue un buen toque que continuara escuchándose el audio del noticiero sobre el asesinato de RFK mientras sonaba la canción.
Anuncios
Deja un comentario

1 comentario

  1. A diferencia de la que leí de Walking Dead que me resultó tan perfectamente descrita al punto que parecía estar viendo nuevamente lo que pasó en el capítulo pero con la emoción que solo puede sentir una persona que ha visto la serie y le gusta, lo cual me hizo “entender” a groso modo la trama y el “status” de sus personajes con una sola crítica, no me pasó lo mismo con la del último capítulo de Mad Man (6/6). Esta vez quedé muy confundida.

    Confírmame si entendí bien, por favor:

    Alan menciona que Don (creo que ese es el que me gusta, el que se parece a Jason Isaacs) está perdido y desolado porque no le funcionó el juego de “dominador” con la amante que se consiguió, que by the way, es muy parecida a la publicista que él “dejó ir” cuando ella esperaba que él la llamara de vuelta a su lado porque siente algo por él (que puede ser admiración, pero envilecida por la decepción de “saber” -ella parece estar segura de conocerlo – que él es un hombre aprovechado sin “honor” y “prejuicios”, dispuesto a hacer lo que sea por conseguir lo que quiere).

    O por lo menos esto es lo que vi en el capítulo.

    Pero ¿porqué?.

    Es guapo, rico, exitoso, tiene a una esposa hermosa, joven, entusiasta. ¿De dónde viene ese aire “melancólico”?. Parece perdido, desorientado, sí, pero no “herido”, ni por la amante, ni por la publicista y mucho menos por la esposa. Ni siquiera su trabajo parece llenarlo, porque se sentó allí, fríamente, a tomarse unos tragos a ver que conseguía del otro, ya sea una idea que lo ayudara a crear o simplemente para saber qué pensaba el otro para luego usarlo. Parece sentir algo pero a la vez parece no sentir nada ni por “sus mujeres”, ni por la vida. Parece vacío.

    ¿Qué pasa con Don?.

    En cuanto al resto, no entendí nada.

    Alan hace referencia a capítulos anteriores. Menciona a su vez, que los creativos de la serie quisieron evocar en este lo mismo que sucedió en otro con el fin de afianzar el “sentimiento” generado por la conmoción de los asesinatos ocurridos en Estados Unidos.

    ¿Lo hacen con el afán de “ambientar” historias ramdom acerca de las pasiones, el arribismo, la falta de carácter, la competitividad en el medio publicitario, la senilidad, etc.?. ¿O para dar un toque de “veracidad” a la trama que conlleve a más profundidad porque el “objetivo” de la serie es presentar el “modus vivendi” de los estadounidenses en ese entonces o, una visión “política” del momento desde “nuestra” perspectiva (del presente)?.

    Alan hace referencia a hechos y datos históricos como para “revelar” que efectivamente lo que uno cree que ve en el capítulo es lo correcto (que el Kennedy al que se refieren, es “EL” Kennedy, por ejemplo). Es Mad Man una serie “histórica”?. ¿Para qué tanto énfasis en la situación sociopolítica de esos tiempos?.

    Por lo demás, los personajes parecen ser lo que parecen ser. El que siempre lucha para que no lo excluyan pero que nunca “crece” por sus problemas personales y se hunde a sí mismo, el “nuevo jefe” que quiere competir con uno más “fuerte” pero que en el primer “enfrentamiento” parece ser anulado y un “objeto” en forma de “carrera publicitaria” que quiere surgir, pero de la que no se habla mucho, como no se habló mucho del “comercial” (con tan pocos “elementos” soy incapaz de “imaginar” la “campaña publicitaria”, aún cuando se supone que los creativos principales pasaron “horas” discutiendo lo que tendría que aparecer y lo que no).

    Entiendo, como me dijiste antes, que tendría que ver la serie desde el capítulo 1 para “entender” lo que ocurre, pero como comenté al principio, la otra crítica me ayudó más. Por ahora no logro saber cuál es el enfoque. Solo vi a un montón de personas inseguras, las mismas que creo que Alan vió pero, hasta allí.

    ¿Me ayudas a entender a los personajes?.

    P.s. Es curioso. A veces siento que es muy “callado” todo, muy pausada” la forma en la que todo sucede y muchas veces siento que pasan demasiado tiempo sin “hablar” pero cuando lo hacen, ¡¡¡HABLAN DEMASIADO RAPIDO!!!. ¡A veces no puedo entenderlos ni leer los subtítulos!. En TBBT no importa cuando lanzan sus “frases científicas”, pero aquí me dejan “huecos”… :$

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: