Top 5: películas subestimadas de Woody Allen

Woody Allen es uno de los cineastas más prolíficos de Hollywood. Desde fines de la década de 1960 ha venido filmando aproximadamente una película por año, lo cual hace que su filmografía sea muy extensa, llena tanto de películas de gran calidad que obtuvieron el éxito que merecían (Annie Hall, Manhattan, Crímenes y pecados, Hannah y sus hermanas, etc), como de películas mediocres o directamente malas a las que el público y la crítica le dieron, merecidamente, la espalda. Pero también hay varias películas de Allen que fueron subestimadas por sus espectadores a pesar de ser realmente buenas. Así que voy a reseñar a continuación las 5 mejores películas subestimadas de Woody Allen.

Vicky Cristina Barcelona

5. Vicky Cristina Barcelona (2007)

Esta película fue subestimada por los críticos, pero no por el público, ya que fue una de las de mayor éxito en taquilla en la carrera de Allen. Narra la historia de dos chicas estadounidenses que pasan el verano en Barcelona y establecen una relación intensa con un pintor local, Juan Antonio, y su mujer María Elena. Pese a que Cristina, el personaje de Scarlett Johansonn, es el que aparece de forma más prominente en los trailers y pósters, el más interesante de los dos es Vicky, la “chica buena” interpretada por Rebecca Hall. Vicky es posiblemente la única versión femenina del clásico “personaje de Woody Allen”, que también supieron interpretar Kenneth Branagh, Jason Biggs y Jesse Eisenberg: una intelectual neurótica e insegura, pero adorable. También es imposible dejar de mencionar a la María Elena de Penélope Cruz, uno de los personajes más divertidos y originales creados por Allen en años, y la belleza casi irreal de las imágenes de España que desfilan ante nuestros ojos a lo largo del film.

Woody-Allen-y-Mia-Farrow-Broadway-Danny-Rose4. Broadway Danny Rose (1984)

Es una película filmada a comienzos de lo que tal vez fue su período más fructífero, el de su relación con Mia Farrow (de 1980 a 1992), pero tuvo la mala suerte de haber sido estrenada entre dos obras casi legendarias de Allen, Zelig (1983) y La rosa púrpura de El Cairo (1985), lo cual la opacó bastante. Se trata de la historia de un agente artístico, el Danny Rose del título, que representa artistas fracasados. Danny no desea otra cosa más que llevar a un artista al éxito, pero aquellos escasos clientes suyos que logran prosperar en sus carreras no tardan en abandonarlo; pese a ello, Danny tiene una lealtad fanática hacia sus artistas, y siempre busca transmitirles el mayor optimismo. En la historia también aparece Mia Farrow, interpretando a un personaje muy diferente a todos los demás que Allen le dio tanto antes como después: una mujer italoamericana pariente de mafiosos que putea, fuma como una chimenea y tiene un cinismo casi invulnerable. Su trabajo es tan convincente que —sumado al hecho de que la película está filmada en blanco y negro— es difícil reconocer a Farrow durante sus primeras escenas en la película. Broadway Danny Rose es una de las pocas comedias “puras” que dirigió Allen durante los ’80, una década en la que prefirió concentrarse en los dramas o en películas que combinaban elementos de ambos géneros, y es muchísimo más graciosa que casi todas las comedias que dirigió en las décadas de 1990 y 2000.

husbands-and-wives3. Husbands and Wives (1992)

Pese a que Interiores es considerada el film más dramático de Allen, Husbands and Wives es para mí su obra más oscura. Interiores es una gran película, pero está filmada con una frialdad y un distanciamiento tales que es difícil sentirse identificado con las emociones de los personajes; en Interiores, así como en Septiembre, uno siente que está viendo una obra de teatro. En cambio Husbands and Wives está filmada con un estilo hiperrealista, como si se tratara de un documental, con camarógrafos que siguen a los personajes y muestran sus momentos más íntimos y menos favorecedores (sexo, discusiones, ataques de histeria, peleas a puñetazos). Uno siente como si en realidad estuviera viendo las filmaciones de cámaras ocultas plantadas en las casas y oficinas de los personajes. También tiene un pequeño valor sensacionalista: se trata de la última película que Allen filmó con Farrow, ya que durante el rodaje ella descubrió que Woody la estaba engañando con su hija adoptiva Soon-Yi Previn (con la que después se casó y continúa casado hasta ahora); además, en ella interpretan a un matrimonio en crisis, y el personaje de Allen se siente atraído hacia una chica más joven. Pese a ello, las similitudes entre Husbands and Wives y el escándalo que puso fin a la relación de Allen y Farrow son muy superficiales, y la película dedica tanto tiempo a la relación entre sus personajes como a la del otro matrimonio que atraviesa dificultades en el film. Como dije, es una película increíblemente sombría y vale la pena verla.

stardust memories2. Stardust Memories (1980)

Muchos interpretan esta película como una revancha de Allen contra aquellos críticos y fans que reaccionaron con hostilidad a Interiores, comparándola desfavorablemente con sus “películas anteriores y divertidas” (“early, funny ones“); en ella, Allen interpreta a Sandy Bates, un director de cine que no quiere seguir haciendo comedias y desea hacer películas dramáticas, que reflejen su visión pesimista de la realidad humana, y que enfrenta el rechazo tanto de los espectadores como del estudio para el que trabaja. Sandy también se enfrenta a un dilema con el que muchos otros personajes en la filmografía de Allen deben lidiar: elegir entre una Betty y una Verónica. Esto significa que se siente indeciso entre dos mujeres: una (la “Betty”) es dulce, confiable y convencional, y la otra (la “Verónica”) es más sensual, impredecible, exótica y desafiante. La originalidad de Stardust Memories es que el protagonista está comenzando una relación con la “Betty” —en este caso, Isobel (Marie-Christine Barrault), una francesa con 2 hijos de un matrimonio previo— y, más que sentirse tentado a abandonarla por la “Verónica” —Dorrie (Charlotte Rampling), una actriz problemática, celosa, insegura pero muy atractiva—, se siente atormentado por los recuerdos de su relación ya terminada con ella. El noviazgo de Sandy y Dorrie aparece narrado en flashbacks, desde el momento en que se conocen hasta su última conversación. Y si bien parece que es Sandy quien abandonó a Dorrie cuando la situación entre ambos se hizo insostenible, él no es capaz de superar el fracaso de su relación con ella y lo asaltan constantemente los recuerdos de los momentos que vivieron juntos. Además, Sandy conoce a Daisy, una violinista que parece una versión un poco más desprolija de Dorrie, y se muestra muy interesado en ella pese a saber que su hipotética relación sería una versión 2.0 de la que tuvo con Dorrie. Si bien Sandy es el protagonista, tanto Dorrie como Isobel y Daisy están entre los mejores personajes femeninos escritos por Allen. Stardust Memories es también una de las dos películas de Allen filmadas imitando/homenajeando a Fellini (la otra es la más famosa Días de Radio, que es su versión de Amarcord); en este caso, la película en que se inspira es 8 y ½.

Another_Woman_11. Another woman (1988)

Para mí, Another woman no es solamente la mejor película subestimada de Allen: es la mejor película de Allen. Es la historia de Marion, una profesora universitaria que decide alquilar un departamento para escribir su nuevo libro con más tranquilidad (el sueño de todo autor, a decir verdad), y descubre que puede escuchar a través del conducto de ventilación las conversaciones del departamento vecino, donde un psicólogo tiene su consultorio. Si bien al principio ella no tiene interés en oír los dramas ajenos, en una ocasión puede escuchar a una joven embarazada cuyo dolor y desesperación la afectan tanto que no puede evitar obsesionarse con ella. Poco a poco, la infelicidad de la chica hace que Marion comience a analizar su propia vida, tanto en el presente como en el pasado. Marion analiza su relación con su padre, su hermano, su ex esposo, su esposo actual, su hijastra, su mejor amiga, y con un amigo de su esposo del que estuvo enamorada; no le cuesta descubrir que su vida es mucho menos perfecta y satisfactoria de lo que esperaba. Pero pese a que es un film cargado de melancolía, con personajes que se suicidan o piensan en el suicidio, o que creen que han malgastado sus vidas, yo diría que en última instancia es una historia optimista. Marion reconoce cuáles son los errores que cometió en su vida e intenta repararlos en la medida de lo posible, no renunciando a la búsqueda de la felicidad. Otros personajes de Allen no son tan afortunados (el ejemplo de la pésima Conocerás al hombre de tus sueños viene a mi mente).

Entrada anterior
Deja un comentario

2 comentarios

  1. Patricia Toveri

     /  Viernes, diciembre 6, 2013

    No vi todas( ni Vicky…… ni Stardust…….) pero coincido que Another woman es muy buena. Y para mí, la peor fue Cassandra….. ( no recuerdo el titulo completo)

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: