Sobre Massa y el nuevo Código Penal

Nadie ha expresado lo que me provocan las declaraciones irresponsables y oligofrénicas de Sergio Massa sobre el anteproyecto de reforma del Código Penal que el periodista Bruno Bimbi en su página de Facebook:

A lo largo de los años, distintas reformas parciales sin la más mínima solvencia técnica, hechas a los apurones para satisfacer las demandas de la tapa de los diarios del día anterior o prometer soluciones mágicas, demagógicas y reaccionarias frente a algún hecho puntual de violencia, fueron haciendo pedazos el Código Penal, hasta transformarlo en el Frankenstein que tenemos hoy. Recuerdo una vez, durante el debate del mamarracho de las leyes Blumberg, que la ex diputada Patricia Walsh me contó que en la comisión de Legislación Penal querían aprobar el aumento de la pena para el delito de violación de forma tal que sería mayor que la pena por violación seguida de muerte (o sea, si ya la violaste, matala y te dan menos años). En 2012, la presidenta Cristina Kirchner creó una comisión presidida por el juez Raúl Zaffaroni, uno de los mayores especialistas en derecho penal del mundo, e integrada por los ex camaristas y ex ministros de Justicia Ricardo Gil Lavedra, propuesto por la UCR, y León Arslanián, propuesto por el Frente para la Victoria; el diputado Federico Pinedo, propuesto por el PRO, y la ex legisladora María Elena Barbagelata, propuesta por el Partido Socialista. Esa comisión, ideológica y políticamente plural, integrada por oficialismo y oposición, trabajó durante dos años para elaborar un proyecto de nuevo Código Penal y hace algunas semanas entregó un anteproyecto al Poder Ejecutivo, que ahora deberá ser analizado por el Ministerio de Justicia antes de ser enviado al Congreso. Es decir, un trabajo serio, encarado como política de Estado. Y en tiempo récord, el diputado y estrella de las últimas elecciones, Sergio Massa, que seguramente no leyó ni dos páginas del proyecto, basado en el resumen hecho por algún asesor a las apuradas, lanza una convocatoria para juntar firmas en contra del proyecto que aún no es definitivo para ganar un par de entrevistas en televisión y algunos titulares de diarios, basándose en tres o cuatro clichés sensacionalistas. ¿Se puede ser tan forro, pelotudo e impresentable? El episodio muestra mejor que nunca la diferencia entre la política y la politiquería barata. Por favor, que en 2015 la racionalidad se imponga por una vez y nos salve a los argentinos de una posible presidencia de ese personaje menor inflado por los medios y sin la madurez y la seriedad necesarias para ser concejal de su barrio.

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: