Cate Blanchett

Revista Paco

article-2572521-1BFCDD4C00000578-172_634x837
Para la playlist de Otto

Por Mavrakis

I
Juan Ziska, que agitó la Bohemia en defensa de los errores de Wyclef, quiso que a su muerte lo desollaran y que con su piel hicieran un tambor para llevarlo a la guerra contra sus enemigos. Lo cuenta Montaigne en sus Ensayos a propósito del tema del coraje, aunque podría servir para pensar ciertos inconvenientes alrededor de la belleza. El primero es que la belleza —léase siempre Belleza— no quiere ser desollada. Mucho menos antes de su muerte. Y aún menos para convertirse en la piel de un tambor ubicado en el frente de una guerra equivocada. Una guerra fundamentalmente crédula. ¿Pero qué es la belleza?

Si el deber del crítico es explicar antes que interpretar, podríamos establecer lo siguiente: la belleza —esto va a sonar tan soviético como sea necesario— es aquello capaz de revelar el sentimiento de exilio y de…

Ver la entrada original 1.803 palabras más

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: