Crítica del episodio 4×03 de Game of Thrones (para novatos)

game-thrones-season-4Traducción de la crítica de Alan Sepinwall de “Breaker of Chains” (“Rompedora de Cadenas”), el tercer episodio de la 4ª temporada de Game of Thrones. El artículo NO contiene spoilers de los libros de Canción de Hielo y Fuego, porque su autor no los ha leído, así que aquellos que tampoco hayan leído las novelas o aún no hayan terminado de leer Tormenta de Espadas pueden leerlo sin spoilearse.

[ADVERTENCIA: SPOILERS DEL EPISODIO 4×03 DE GoT A CONTINUACIÓN]

Luego de que la serie dedicara la mitad del episodio de la semana pasada a la boda, “Rompedora de Cadenas” tiene que ponerse al día con varias historias, y volvemos a la modalidad de recorrido turístico, yendo de un lado a otro en Poniente, luego haciendo una parada en Essos, para ver lo que la mayoría de los personajes está haciendo, y cuáles son sus reacciones al asesinato de Joffrey. Gracias a ese hilo argumental, la serie no se siente tan despareja como en otras oportunidades cuando salta de lugar a lugar y de personaje a personaje. Y ayuda el hecho de que casi todos los que vemos, estén o no al tanto de la muerte de Joffrey, esté reagrupándose y tratando de darse cuenta de cómo sobrevivir bajo circunstancias que están cambiando rápidamente.

Se nos confirma, por ejemplo, que Dontos estuvo involucrado en el envenenamiento, pero que el autor intelectual del mismo es Meñique, que hace un dramático regreso a la 4ª temporada a bordo de un galeón envuelto en niebla, actuando más como un pirata traicionero que como un consejero real confiable, tomando lo que quiere y escapando en su nave mientras otras personas lidian con las consecuencias de sus acciones. Varys en una ocasión advirtió que Meñique sería capaz de quemar la nación hasta sus cimientos para conseguir lo que quiere, y esto —asesinar a Joffrey para desestabilizar al Sur y secuestrar a Sansa (aunque ella no parece reconocer del todo que ha sido secuestrada) para llevarla al Norte— es un gigantesco primer paso hacia esa meta.

Como sugerí la semana pasada, la muerte de Joffrey es por ahora más un problema para la dolorida y vengativa Cersei —y el encarcelado Tyrion— que para la Casa Lannister en general. El hijo menor de Cersei, Tommen, no es el matón sádico que era su hermano mayor, y Tywin ya ha logrado convencerlo con maestría de convertirse en su títere. Es difícil imaginarlo incitar una guerra con el Norte solo para satisfacer su capricho de hacer sufrir a una adolescente.

Mientras su hermana-amante lamenta la muerte de su monstruoso hijo, Jaime aprovecha la oportunidad para hacer finalmente lo que le han negado desde que comenzó la guerra con el Norte, aún cuando debe ponerse muy agresivo al comienzo para obtener lo que quiere. Es una escena intensa, filmada de manera hermosa (solo basta mirar la iluminación brillante que rodea a Cersei cuando se queda a solas en el Septo con Jaime), y parece restablecer la relación enfermiza y compleja entre ellos dos: una unión impía en el lugar más sagrado posible. *

* NOTA DE MARTÍN: Sepinwall incluyó dos notas adicionales sobre el tema de la violación de Cersei por Jaime luego de publicar la crítica del episodio, pero no me parecen pertinentes.

Tywin actúa con rapidez a lo largo del episodio para consolidar su base de poder, no solo ganando influencia sobre Tommen, sino también reclutando a Oberyn Martell para llenar una de las vacantes en el Consejo Privado, a cambio de entregarle al asesino de su hermana. Al enumerar todos los potenciales peligros para la Corona —incluyendo a los Greyjoy, el ejército de salvajes y Dany y sus dragones— queda claro que Tywin, a diferencia de Cersei cuando estaba a cargo del gobierno, no ha dejado de prestar atención a lo que estaba sucediendo en lugares remotos, pero por ahora la mayoría de esas amenazas está muy alejada y solo podrán ser enfrentadas cuando se resuelva la sucesión y se aseguren las alianzas.

Stannis, por su parte, parece haberse olvidado por completo de la amenaza proveniente del Norte —lo cual es un poco frustrante, dado que su reconocimiento de ese peligro fue uno de sus mejores momentos en el final de la 3ª temporada—, pero Davos y él están planeando otra movida para apoderarse de la corona que él considera que le pertenece. Sin duda las advertencias de Olenna (**) la semana pasada acerca del Banco de Hierro fueron certeras, ya que parece que Davos (con la ayuda de la hija de Stannis) va a pedirles dinero para comprar un ejército de mercenarios que les permita atacar nuevamente Desembarco del Rey.

** Olenna tiene una breve escena en la que le aconseja a Margaery qué debe hacer ahora que es viuda de dos reyes. Dado que los Lannister y los Tyrell se siguen necesitando los unos a los otros, apuesto a que el joven rey Tommen va a recibir una muy buena noticia sobre su vida hogareña.

Para Tyrion, el problema no es adquirir aliados sino protegerlos. Se ocupó de Shae antes del asesinato, y mientras que Bronn está sospechado de ayudar a Tyrion (y espero que eso no signifique el fin de las clases de esgrima de Jaime y Bronn), Tyrion al menos es capaz de poner a salvo a Pod de forma conmovedora (“Nunca ha habido un escudero más leal”). Nuestro enano favorito pasó parte de la 1ª temporada encarcelado por un delito que no cometió, pero eso fue breve y fácilmente remediado por las reglas locas del Nido de Águila. Temo que sus propios parientes no serán tan fáciles de manipular, y espero que la presencia de Peter Dinklage durante el resto de la temporada no se vea reducida mientras esperamos su juicio.

Nos dirigimos hacia el Castillo Negro y sus alrededores para que nos confirmen que Jon Nieve estaba mintiendo descaradamente cuando le dijo a Mance Rayder cuál era el número de hombres apostados allí, lo cual solo sirve para incrementar la presión sobre la zona, especialmente con Tormund y los otros salvajes intentando provocarlos para que salgan de la fortaleza. Sam intentando proteger a Elí de las proposiciones de los demás miembros de la Guardia es, en el contexto de la historia, un hecho menor, pero mucho más interesante actualmente porque Sam es ya un personaje plenamente delineado y su relación nos da una idea de lo dañada que quedó Elí tras ser criada por Craster; ella no puede siquiera concebir la idea de que un hombre pueda hacer algo solo por el bien de ella, y se limita a asumir que Sam ha perdido interés. ¿Terminará con otro miembro de la Guardia al final? ¿Será víctima de Tormund, Ygritte o de los caníbales? No parece que nadie esté a salvo en esa parte del mundo.

No es que eso signifique que las cosas sean mucho mejores un poco más al sur. Tenemos otro episodio de “las Aventuras de Arya y el Perro”, en el que esta vez ellos se alojan con un granjero y su hija, a quienes el Perro luego termina robando con el pretexto de que estarán muertos cuando llegue el invierno de todas formas, dadas las cada vez más duras condiciones de vida de la región y la evidente debilidad del granjero. Dado todo lo que Arya y él presenciaron (e hicieron) en el primer episodio de la temporada, es una actitud comprensible (aunque cruel y fría). La guerra no solo ha puesto a muchas personas malas en el poder, sino que su maldad se ha derramado sobre sus tropas, que ahora se sienten libres para tomar lo que desean y suponen que nadie los detendrá. Claro que al robarle al granjero, el Perro está siendo tan perverso como el resto, aún cuando intente presentárselo como una lección de pragmatismo a una Arya furiosa.

Y cerramos el episodio con el ejército de Dany marchando hacia las puertas de Meereen, donde descubrimos que ella se ha convertido en una formidable estratega y propagandista. Daario 2.0 fácilmente derrota al campeón local (en una secuencia similar a la del espadachín contra el pistolero en Indiana Jones en Busca del Arca Perdida), y luego comienza la verdadera diversión, cuando los Inmaculados comienzan a bombardear la ciudad no con fuego o piedras, sino con barriles llenos de cadenas y collares rotos, para enviar un mensaje muy claro a los esclavos locales sobre lo que la Madre de Dragones puede hacer por ellos. Terminar el episodio con un esclavo considerando sus opciones es una forma muy elegante —y llena de humor negro— de explicar cómo se librará esta batalla sin tener que gastar tiempo, dinero y recursos de producción en una larga secuencia de combate.

Siempre voy a preferir episodios más focalizados como “El León y la Rosa” antes que uno como este, pero también reconozco que hay muchas historias que necesitan avanzar, y el equipo creativo mantiene su capacidad de dar momentos individuales memorables en muchas de nuestras paradas en los Siete Reinos.

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: