“Top of the Lake”

Top Of The LakeTop of the Lake es una miniserie neozelandesa de 2013 protagonizada por Elizabeth Moss (mejor conocida como Peggy Olsen en la serie Mad Men). Consiste en 7 episodios, y cuenta la historia de Robin, una detective que visita Laketop, su pueblo natal, para cuidar a su madre, enferma de cáncer. La Policía local contacta a Robin para pedirle su colaboración en el caso de Tui Mitchum, una niña de doce años que, luego de un intento de suicidio, es llevada al hospital y se descubre que está embarazada de cinco meses. Debido a que, si el padre de la criatura es adulto, se estaría ante un caso de violación, Robin debe entrevistar a Tui, pero la niña se limita a comunicarle a Robin que “nadie” (“no one“) es el padre de su hijo. Tui es enviada de vuelta a la casa de su padre, y al poco tiempo desaparece.

El misterio de su desaparición no tarde en complicarse, ya que el padre de Tui, Matt Mitchum, es el líder de una banda de narcotraficantes que prácticamente gobierna Laketop con mano de hierro. Casi todos los efectivos de la Policía del pueblo son corruptos y misóginos, siguiendo la tradición de los uniformados con los que Clarice Starling debía lidiar en El Silencio de los Inocentes. De hecho, hay cierto aire de familia entre El Silencio… y Top…, pero la miniserie posee también algunos aspectos bizarros, casi surrealistas, que la emparentan con Blue Velvet y Twin Peaks de David Lynch. Gran parte de lo bizarro de la miniserie proviene de una comuna feminista que se instala en Laketop en el primer episodio y que es liderada por GJ (Holly Hunter), una “gurú” canosa y lacónica, cuyas sentencias crípticas son escuchadas por las mujeres que la rodean como si fuesen las palabras de una Sibila.

También cabe señalar que, en contraste con la sordidez de la historia que se relata, las imágenes de la miniserie son hermosas. Viendo los paisajes de Top of the Lake es fácil comprender por qué las películas de El Señor de los Anillos fueron filmadas en Nueva Zelanda.

Algo interesante del personaje de Robin es que el guión hace que, en varios momentos de la historia, el espectador se vea obligado a poner en duda su estabilidad mental. Robin no es la típica detective heroína que mantiene siempre la lucidez en su búsqueda de la verdad, sino que es portadora de traumas y secretos que nublan su juicio más de una vez. De hecho, hay un momento en el último episodio en que parece que Robin ha cometido un error terrible, que su “corazonada” final podría terminar por costarle tanto su libertad como su carrera. Afortunadamente (o desafortunadamente), Robin no estaba equivocada; sus instintos la condujeron hacia la última y espantosa verdad: había monstruos en Laketop cuyo salvajismo hacía que en comparación los narcotraficantes fueran miembros decentes de la comunidad.

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: