Un poco de sentido común

No puedo dejar de recomendar dos artículos que intentan pararle el carro un poco a la histeria colectiva que intentan instalar los medios acerca de, por un lado, la presunta salida de presos para participar en “actos políticos” organizada por la agrupación Vatayón Militante, y por el otro, la también presunta militancia de La Cámpora en escuelas públicas.

Por un lado, la entrevista que le hace el diario La Nación a Francisco Mugnolo, Procurador Penitenciario de la Nación, que no puede ser calificado precisamente de “funcionario K” pues fue designado por Fernando de la Rúa en 2000.

Por el otro, el artículo de Bruno Bimbi en el que se refiere con sorna a la decisión del ministro de Educación porteño de crear una línea 0-800 para que denuncien la presencia de militantes de La Cámpora en los colegios.

Imágenes. (I)

Algunas reflexiones sobre el #cacerolazo

  • Los cacerolazos comenzaron el mismo día en que Scioli aprobó el revalúo de los impuestos rurales en la provincia de Bs. As. Ese no es un dato menor: el cacerolazo surge, en mayor o menos medida, como una respuesta a la pretensión del Estado de apropiarse de parte de las ganancias de un sector que hacía mucho tiempo que venía beneficiándose de la negligencia de los sucesivos gobiernos bonaerenses.
  • Los caceroleros tienen una actitud destituyente que no pueden pilotear. (más…)

Algunas cosas que andan mal en la educación pública porteña (aparte de la “vocación”)

A %d blogueros les gusta esto: