Top 10: Mejores novelas históricas de todos los tiempos

No soy tan vanidoso como para considerarme un gran conocedor de la literatura en general. Hay infinidad de clásicos que jamás he leído, y varios otros que solo leí una vez, y más por “cumplir mi deber” que por una verdadera inclinación de mi parte. Pero sí he leído muchas novelas históricas; de hecho, en gran medida le atribuyo a mi pasión por el género mi elección de carrera. Así que me considero lo bastante solvente como para elaborar el siguiente ranking.

(más…)

Anuncios

Retorno a Brideshead (Brideshead Revisited)

BridesheadBrideshead Revisited: The Sacred & Profane Memories of Captain Charles Ryder es una novela publicada por Evelyn Waugh (que pese a su nombre de pila, no era una mujer) en 1945 y adaptada a la pantalla chica en 1981, en una miniserie de once episodios. Su protagonista, Charles Ryder, es un pintor relativamente exitoso que sirve como oficial en el Ejército británico durante la II Guerra Mundial. En 1944, Ryder es enviado a una vieja mansión que ahora funciona como cuartel militar, y descubre que el lugar no es otro que Brideshead, la residencia de los Flyte-Marchmain, una familia con la que él estuvo estrechamente vinculado durante las décadas de 1920 y 1930.

(más…)

¿“La Nación” se volvió anticlerical?

1781258w880La edición de hoy de La Nación viene con dos notas sorprendentes. Primero, un artículo donde se promociona con entusiasmo el libro El secreto de San Isidro, de Nicolás Cassese, acerca de un caso de pedofilia que tuvo lugar en el colegio católico San Juan el Precursor, donde un maestro de Plástica abusó sexualmente de nueve estudiantes de primaria entre 1966 y 1975. (más…)

Iglesia y dictadura

RomeroEn la primavera de 1979, el arzobispo de El Salvador, Oscar Arnulfo Romero, viajó al Vaticano. Pidió, rogó, mendigó una audiencia con el Papa Juan Pablo II, pero en vano.

Por fin, poniéndose en la fila de los fieles que esperaban la bendición, Romero sorprendió a Su Santidad para robarle pocos minutos.

Intentó entregarle un voluminoso informe, fotos, testimonios, pero el Papa no lo aceptó. “No tengo tiempo para leer tanta cosa” le respondió.

Romero balbuceó que miles de salvadoreños habían sido torturados y asesinados por el poder militar. Que ayer no más, el ejército había acribillado a 25 ante las puertas de la catedral.

El Santo Padre lo paró en seco: “¡No exagere, señor arzobispo!” Y luego exigió, mandó, ordenó: “¡Ustedes deben entenderse con el gobierno! ¡Un buen cristiano no crea problemas a la autoridad! ¡La Iglesia quiere paz y armonía!”

Diez meses después el arzobispo Romero cayó fulminado en una parroquia de El Salvador. Las balas lo alzaron en plena misa, cuando estaba alzando la hostia.

Juan Pablo II, no hace mucho, fue declarado beato.

Fragmento de Espejos, de Eduardo Galeano.

A %d blogueros les gusta esto: