Una imagen miente más que mil palabras

Sobre la manipulación de la información en Venezuela.

#BASAT

El supuesto “apagón informativo” ―según lo llama la BBC World― que ha afectado en los últimos días la cobertura de las protestas en Venezuela, está teniendo un efecto cascada hacia las redes sociales, a tal punto que se han transformado para los opositores venezolanos en el sustituto circunstancial de los medios de comunicación locales, especialmente la televisión.

Pero la misma BBC ―con una postura muy crítica del régimen venezolano― advierte que “es en las redes sociales, donde… el mensaje tiene la inmensa ventaja de no estar centralizado, implica el gran riesgo de que muchas veces no es verificado ni es verificable. La desinformación sigue servida”.

El mecanismo de búsqueda de noticias sobre las manifestaciones ha cambiado en menos de una semana y ahora está apareciendo un sector consumidor de noticias que, además de observador, se está convirtiendo en repetidor y productor de información, en muchos…

Ver la entrada original 547 palabras más

Anuncios

Un año sin Internet

Internet-HD-WallpapersPaul Miller es un periodista especializado en tecnología que, el 1° de mayo del año pasado, decidió realizar un experimento: abandonar toda clase de conexión a Internet durante un año. El 1° de mayo último volvió a conectarse y escribió el siguiente artículo narrando su experiencia:

Estaba equivocado.

Hace un año abandoné Internet. Pensé que me estaba volviendo poco productivo. Pensé que carecía de significado. Pensé que estaba “corrompiendo mi alma”.

Ha pasado un año desde la última vez que “navegué por la red” o “revisé mis mails” o “me gustó” algo en sentido figurado en vez de literal. Me las he arreglado para mantenerme desconectado, tal y como quería. Estoy libre de Internet.

Y ahora se supone que tengo que decirles que he resuelto todos mis problemas. Se supone que debo estar iluminado. Se supone que debo ser más “real” ahora. Más perfecto.

Pero en lugar de eso, son las 20:00 y recién acabo de despertarme. Dormí todo el día, me desperté con ocho mensajes de voz en mi celular de amigos y compañeros de trabajo. Fui a una cafetería a consumir mi cena, el juego de los Knick, dos periódicos y una edición del New Yorker. Y ahora estoy mirando Toy Story mientras lanzo miradas ocasionales al cursor parpadeante de mi procesador de texto, como si quisiera obligar al artículo a escribirse solo, a generar las epifanías que mi vida ha sido incapaz de producir.

No quería encontrarme con este Paul al final de mi viaje de un año.

(más…)

A %d blogueros les gusta esto: